16 de diciembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 18:10
Opinión > En el centro de la sanidad

Atención Primaria en el bosque de la sanidad

Daniel Álvarez Cabo, diputado y portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid
Lunes, 16 de enero de 2017, a las 18:40
Cuando en los medios leemos o escuchamos opiniones y noticias sobre la sanidad generalmente encontramos temas de actualidad, muy inmediatos. Es lógico, y en buena medida inevitable. Los acontecimientos recientes atraen de manera poderosa nuestra atención y no podemos evitar que ocupen con fuerza nuestro pensamiento. De este modo los problemas, sucesos o controversias del momento llenan muchas páginas y muchos minutos en las informaciones, como podemos ver estos días: la epidemia de gripe y la situación de las urgencias, la contestación a la fusión hospitalaria en Granada, los debates sobre la troncalidad suspendida por el Tribunal Supremo, etc. 

Este tributo a la actualidad debe combinarse en mi opinión con reflexiones de fondo. La mirada a los árboles de las cuestiones candentes no debe impedir que prestemos nuestra atención hacia el bosque de lo importante: los retos, amenazas y oportunidades a los que se enfrenta el Sistema Nacional de Salud. En esa categoría de lo importante siempre está la Atención Primaria (A.P.), y a ella y a sus profesionales quiero dedicar esta columna.

En los últimos años de forma reiterada la A.P. ha estado muy presente en el debate político y profesional sobre la sanidad. Generalmente para poner de manifiesto la poca atención que ha recibido de las administraciones sanitarias, con honrosas excepciones en algunas Comunidades Autónomas. También se ha señaladoque potenciarla significa la manera más efectiva y eficiente de prevenir, tratar y cuidar satisfactoriamente a los pacientes crónicos, cada vez más numerosos, y de hacer realidad el viejo deseo de añadir vida a los años, retrasando la aparición de patologías incapacitantes y la situación de dependencia.

Los profesionales de A.P. pueden atribuirse legítimamente el logro de haber puesto esta cuestión en el debate público. En 2000 la plataforma 10 Minutosfue un gran revulsivo, que unió a muchos profesionales y expuso ante la opinión pública la necesidad de dedicar más recursos a este nivel asistencial, y más recientemente el Foro de Atención Primaria con sus reivindicaciones y propuestas se ha convertido en un agente imprescindible para el progreso del Sistema Nacional de Salud.
En estos últimos años otras muchas voces desde el mundo profesional y también desde la política, han hablado de los problemas de la Atención Primaria y de sus posibles soluciones. En Ciudadanos hemos tenido siempre entre nuestras prioridades en Sanidad reforzar la Atención Primaria, hemos llevado  muchas iniciativas en varios parlamentos y vamos a seguir denunciando carencias y proponiendo mejoras, porque todavía hay mucho que avanzar.

Desde hace muchos años los profesionales médicos y de enfermería  en A.P. han soñado con consultas desburocratizadas, en las que el tiempo con el paciente se dedicara a la atención, no a tareas administrativas. La historia clínica y la receta electrónicas han sido logros modestos  en esa dirección y han liberado parte del tiempo para labores asistenciales. Sin embargo las necesidades de los pacientes han aumentado y los pacientes complejos, la atención en los domicilios a pacientes paliativos o grandes dependientes, el uso de la ecografía o la cirugía menor exigen más tiempo en cada visita. La vieja utopía de los diez minutos por paciente sigue pendiente de hacerse realidad.

En la definición de la especialidad de médicos y enfermeros en A.P. está la palabra "comunitaria". Como nivel asistencial más cercano a la población los profesionales deberían disponer de tiempo para la promoción, la prevención y la educación sanitaria y para adaptar su actividad a las condiciones demográficas y sociales de las zonas de salud en las que trabajan. Esto, lamentablemente, sigue siendo una aspiración no satisfecha de muchos profesionales.

Para lograr ese tiempo suficiente para la atención, la acción comunitaria, la investigación y la docencia que constituyen la razón de ser de la Atención Primaria imprescindible reducir los cupos medios por profesional, incrementando las plantillas. Diversos análisis ponen de manifiesto las diferenciasentre Comunidades Autónomas en el número de pacientes asignados por médico de familia. Castilla y León, debido a la dispersión de su población, tiene los cupos medios más reducidos, mientras que en Madrid y Baleares los facultativos soportan los cupos medios  más numerosos del país. La escasez de suplentes y la reducida cobertura de las bajas de los profesionales agravan esta situación y suponen sobrecargas asistenciales a menudo, con tiempos de consulta por paciente inferiores a cinco minutos con mucha frecuencia.

Esas situaciones son inaceptables porque van en contra de la equidad y pueden poner en peligro la calidad de la atención a los pacientes. En Ciudadanos creemos que es necesario resolverlas destinando más presupuestos a las plantillas de A.P. Por ese motivo en la Comunidad de Madrid introdujimos en el acuerdo de investidura la exigencia de que el presupuesto destinado a A.P, excluyendo el gasto en recetas, creciera en 30 millones adicionales cada año del periodo 2016-2019.

La Atención Primaria, como la concebimos ahora, tiene en España una historia de más de 30 años y sin duda tiene un futuro también, pero su porvenir va a depender del relevo generacional de las plantillas de Medicina y Enfermería, que ha de hacerse con anticipación, previendo la cobertura de las futuras jubilaciones y la incorporación estable de nuevos profesionales. No me resisto a describir la situación en la Comunidad de Madrid, seguramente extrapolable a otras: a finales de 2016 un 38% de los médicos y un 52% de las enfermeras tenían más de 55 años. En los próximos diez años se va a producir una renovación sustancial de los profesionales y para hacerla en condiciones es necesario hacer atractiva la A.P. a los futuros médicos especialistas e incorporar progresivamente enfermeras formadas vía E.I.R.

El futuro que queremos para la Atención Primaria implica estabilidad en el empleo de los profesionales, un horizonte de carrera profesional y tiempo para formarse, investigar y enseñar. 

La situación de la pediatría en A.P. merece una mención aparte porque un porcentaje significativo de los niños son atendidos por médicos de familia, ante la falta de pediatras disponibles. Es imprescindible que las administraciones sanitarias y las sociedades científicas de Pediatría y A.P., junto con las comisiones nacionales de las especialidades implicadas debatan de forma abierta sobre el modelo de atención a niños en el primer nivel asistencial.

Entre los motivos de consulta más frecuentes en A.P. está la atención a personas con trastornos del ánimo como ansiedad y depresión, que han crecido en incidencia durante los años de crisis económica. Para paliar esta situación y para proporcionar a los pacientes una asistencia especializada y accesible, Ciudadanos ha propuesto, en la Asamblea de Madrid y en otros parlamentos, que se doten progresivamente los centros de atención primaria de psicólogos clínicos, haciendo posible la detección temprana de la enfermedad mental y la atención a los trastornos emocionales, con una visión biopsicosocial. Se trata de adaptar al entorno español medidas que han tenido éxito en la sanidad pública de otros países como el Reino Unido.

Después de este análisis brevede algunos aspectos de la situación de los profesionales acabo con tres deseos clásicos para la Atención Primaria en este 2017 recién comenzado: salud, dinero y amor.

Deseos que serán compromisos de acción política para Ciudadanos en todas las administraciones y parlamentos en los que está presente. Promoveremos planes y normas que hagan posible una Atención Primaria vigorosa, fuerte, bien estructurada, que sea el eje del sistema sanitario en toda España.

En aquellos parlamentos donde nuestro voto es decisivo para aprobar los presupuestos defenderemos el incremento progresivo del crédito disponible con el fin de contar con más profesionales y más inversiones en equipamiento e infraestructura. Continuaremos escuchando con empatía y respetoa los profesionales y contribuiremos a que sus propuestas se hagan realidad pronto, en beneficio de sus pacientes y del Sistema Nacional de Salud.