17 de agosto de 2017 | Actualizado: Jueves a las 13:50
Opinión > Desde el ángulo directivo

La troncalidad, ¿realidad o falacia?, ¿oportunidad o riesgo?

Por Concepción Ceballos, técnica asesora del Servicio de Cartera y Dirección Técnica de Asistencia Sanitaria de Castilla y León
Miércoles, 09 de agosto de 2017, a las 12:40
Al lado de las aguas está, como leyenda,
En su jardín murado y silencioso,
El árbol bello dos veces centenario,
Las poderosas ramas extendidas,
Cerco de tanta hierba, entrelazando hojas,
Dosel donde una sombra edénica subsiste.


Andarse por las ramas, las ramas se alejan del tronco para extenderse hacia el sol y recibir así los rayos solares; se alejan de lo principal para lograr su objetivo. Del mismo modo que nosotros nos hemos alejado de la troncalidad.

Una persona nos habla y nos habla de temas no relevantes a la conversación, que divaga, que se desvía del tema principal y no trata de manera directa el asunto que interesa. Otra intenta evitar un tema importante, una pregunta incómoda o comprometida, una situación que no le gusta, y no estamos hablando de Trump.

Real Decreto de Troncalidad, una oportunidad o un riesgo, al tratarse de un desarrollo de las mismas para garantizar que el nuevo especialista cuente con el total dominio de áreas clave. ¿Eso es posible, el total dominio? Es una pregunta incómoda, con respuestas múltiples, y ninguna obvia.

Para algunos, es peligroso introducir cambios en un sistema bueno -muy bueno- de formación, ejemplo y referente internacional. Para otros, una oportunidad para mejorar el sistema. Una oportunidad de introducir un nuevo sistema, que puede introducir heterogeneidad, desestructurar y sectorizar en Unidades de Docencia. Volvemos a las ramas que nos impide ver el sol, ya que no hace poco se ha advertido de la posibilidad de prescindir de Unidades Docentes. Nuevas dudas, incertidumbre.

Para los estudiantes de Medicina la implantación se llevaba a cabo en un entorno de incertidumbre sin una garantía de claridad de objetivos, con troncos únicos inmotivados, sin adecuación a los criterios del período troncal y aseguramiento de la viabilidad e implantación de la transversalidad de las competencias, sin una valoración del tiempo de rotación ni dotación de recursos humanos, económicos y temporales que garanticen e incentiven una formación adecuada de los futuros tutores troncales.

Para la Organización Médica Colegial se trata de un programa hecho por el Ministerio con sus asesores, que no es sólido ni define claramente las competencias, los itinerarios formativos, los entornos de aprendizaje y los sistemas de evaluación.

Y mientras Ordenación Profesional dice que el objetivo es evitar duplicidades en las competencias exigidas a los residentes, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo anula el Real Decreto 639/2014 de troncalidad, por considerar “palmariamente insuficiente” el análisis de impacto normativo de la norma, y concretamente su memoria económica.

Parece que el aspecto económico pone de acuerdo a los actores de esta obra inacabada, MIR, OMC y Tribunal Supremo.

Así, en este caos cultivado por defensores, detractores y dubitativas opiniones, la troncalidad queda convertida en un proceso en trámite de audiencia. Es un proceso desacelerado que pareció encauzado hasta que el pasado 12 de diciembre el Tribunal Supremo declaraba nula la propuesta por considerar “palmariamente
insuficiente” la memoria económica y de impacto presupuestario que debe acompañar este tipo de proyectos y que, en este caso, determinaba el ‘coste cero’ de su implantación.

Sanidad -y su sombra edénica- modificará la citada memoria, y que las aguas vuelvan y dejen de ser leyenda, relanzar la reforma, en un jardín silencioso, muy seriamente dañada después de recibir cuatro sentencias en su contra y con una esperable demora de su implantación en el tiempo, y no poco, que va entre los seis meses y
un año. Y el ritmo de la implementación, con poderosas ramas extendidas, entrelazando hojas para alcanzar las de la troncalidad, le llevará hasta muy lejos en el tiempo.

¿Momento oportuno para aprovechar los esfuerzos invertidos en la troncalidad y replantearnos el modelo actual? La realidad es que el Ministerio de Sanidad apuesta por el modelo troncal de formación sanitaria. Las especialidades y las áreas de capacitación se irán sacando y regulando en normas específicas con una nueva
memoria económica. El Ministerio apuesta por la participación de todos los actores en la búsqueda de un MIR más moderno.

Un buen año, la mejor cosecha, el árbol ya sembrado y todos a la espera.