Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:30
Opinión > El termómetro

Patricia Gómez

Patricia Gómez
Patricia Gómez, consejera de Salud de Baleares.
Jueves, 21 de abril de 2016, a las 18:45
La consejera balear está dilapidando su crédito político ante la ciudadanía al obviar durante ya siete meses el mandato que el Parlament hizo para que cesara a su pareja sentimental, Juli Fuster, al que nombró para el cargo de gerente del servicio de salud de Baleares (Ib-Salut). Una política, por muy preparado que crea que está Fuster, no puede dar la imagen de contubernio familiar que está propiciando Gómez de toda una Consejería de Salud y de todo un Govern. No puede ser que el voto ciudadano valga para formar gobierno, pero no se respete cuando se pronuncia el Parlament, verdadera representación de la voluntad de los baleares.