Los resultados de CombivacS demuestran un aumento de anticuerpos 7 veces mayor al aplicar una segunda dosis de ARNm

Una segunda dosis de Pfizer a vacunados con Astrazeneca es segura y protege
Raquel Yotti, directora del ISCIII, Jesús Antonio Frías, Magdalena Campins, Luis Castaño y María Teresa Pérez Olmedo


18 may 2021. 12.00H
SE LEE EN 4 minutos
Aquellas personas que han recibido una primera dosis de AstraZeneca pueden recibir de manera "eficaz y segura" una segunda dosis de Pfizer. Es la principal conclusión que deja el estudio CombivacS, promovido por el Centro de Salud Carlos III, y centrado en analizar los posibles efectos que tiene mezclar vacunas con distinta composición. 

Una segunda dosis de Pfizer a vacunados con Astrazeneca es segura y protege.

Los resultados preliminares de este estudio, en fase II, reflejan un aumento de los anticuerpos neutralizantes de más de 7 veces en aquellos pacientes vacunados con AZ que recibieron una segunda dosis de refuerzo de ARNm a los 14 días. Una cifra por tanto mayor a la que se obtiene al aplicar ambas dosis de AstraZeneca, con un incremento de entre 2,8 y 5 veces según tres investigaciones recientes. 

A la luz de estos nuevos datos, la Comisión de Salud Pública será la que decida finalmente cómo inmunizará a las personas de menos de 60 años que recibieron una primera dosis de AstraZeneca, unos 2 millones de pacientes, y que deberían empezar a completar su pauta la semana que viene. El Ministerio de Sanidad decidió posponer esta "difícil decisión" hasta tener disponibles los primeros datos de este estudio desarrollado entre 600 voluntarios en 5 hospitales españoles: Cruces, Cliníc, Vall d'Hebrón, Clínico San Carlos y La Paz. 

Las reacciones adversas detectadas entre los participantes entre las 24 y 48 horas posteriores al pinchazo fueron "similares" a las pautas de adminstración aplicadas con otras vacunas y en "ningún caso graves" o capaces de provocar un ingreso hospitalaria, ha explicado Jesús Antonio Frías, coordinador de la Red de Investigación Clínica del ISCIII y jefe de Servicio de Farmacología Clínica del hospital La Paz.

Así, los efectos fueron de carácter leve en el 68 por ciento de los casos y solo un 1,7 por ciento de los voluntatios, 16 personas en concreto, manifestaron "una intensidad importante" de los efectos producidos por la segunda dosis de la vacuna. 

Fiebre solo en un 2,5 por ciento de casos


La mayoría de los pacientes, en torno al 88 por ciento, experimentaron dolor o algún tipo de molestia o reacción en el punto de la inyección. También se detectaron síntomas locales menos frecuentes como picor en esta zona o exantema en el 10-15 por ciento de los casos.

Más allá de eso, los síntomas más repetidos fueron el malestar o cefalea, referido en el 14 por ciento de los casos, escalofríos, detectados en el 25 por ciento de los pacientes y náuseas (10 por ciento). Según los investiagdores, es reseñable el porcentaje "tan bajo" de participantes que sufrieron fiebre tras recibir la segunda dosis, inferior al 2,5 por ciento. También hubo una parte minoritaria, menos del 1 por ciento, que experimentó vómitos. De forma generalizada, todas estas reacciones desaparecieron a partir del tercer día. 

El estudio, realizado en "tiempo récord" según Frías, pretendía averiguar la utilidad a nivel inmunológico que supondría inocular una segunda dosis de ARNm doce semanas después de haber recibido la primera dosis de AstraZeneca y sin haber padecido previamente el Covid-19. Los resultados demostraron un "aumento significativo" en la adquisición de anticuerpos neutralizantes catorce días después de la inoculación de Pfizer en los 400 pacientes que componían el grupo de intervención, según ha desgranado María Teresa Pérez Olmedo, responsable del Laboratorio de Serología del Centro Nacional de Microbiología en el ISCIII.

Mayor respuesta inmune en mujeres


Una respuesta "más que satisfactoria" que avala vacunar a los otros 200 voluntarios del grupo de control y, de forma general, "a todos aquellos ciudadanos que han recibido la primera dosis de AstraZeneca", si bien, la decisión no "corresponde a los investigadores del estudio", tal y como matizaba Frías. 

Los participantes, clasificados en dos subgrupos de 18 a 49 años y de 50 a 59 años, no mostraron, sin embargo, diferencias significativas relacionadas con la edad en el número de anticuerpos adquiridos. Por género, eso sí, las mujeres reflejaron una respuesta inmune "un poco más alta" que los hombres, si bien "hay que esperar a tener los resultados definitivos para clarificar dichos sesgos", matizaba José Alcami Permejo, médico participante en el ensayo. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.