Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Las diez 'bombas de relojería' que esperan a quien sea ministro de Sanidad

El departamento deberá hacer frente a estos 10 asuntos tan pronto haya Gobierno

Fachada del Ministerio de Sanidad.
Las diez 'bombas de relojería' que esperan a quien sea ministro de Sanidad
Redacción
Jueves, 03 de noviembre de 2016, a las 09:00
Este jueves se conocerá el nombre del futuro responsable del Ministerio de Sanidad, una persona que tendrá que enfrentarse con una gran cantidad de trabajo retrasado y cada vez más urgente. Tras 315 de Ministerio de Sanidad en funciones, estos son los 10 asuntos urgentes que Sanidad acumula para enfrentar tan pronto como haya Gobierno.
 
Prescripción enfermera
 
Aprobado en los estertores de la última legislatura hábil, el Real Decreto de prescripción enfermera no ha hecho sino profundizar en la crisis abierta entre las cúpulas de profesionales de Enfermería y Medicina. En el último Consejo Interterritorial, celebrado en abril y liderado por Alfonso Alonso como ministro en funciones, se aprobó convocar al Foro de las Profesiones Sanitarias para tratar de hallar un acuerdo para un asunto que ha erosionado la confianza entre profesionales. De modificarse la norma, algo que piden todos los grupos de la oposición y que el PP ve como factible, se podría abrir la puerta a que los fisioterapeutas también tuvieran capacidades de indicación.
 
Foro de las Profesiones Sanitarias
 
Precisamente es el Foro de las Profesiones Sanitarias, anunciado en este interterritorial, donde el nuevo titular de Sanidad se tendrá que emplear a fondo si quiere recuperar la confianza perdida en los últimos años. Al conflicto enfermero se suman las reivindicaciones laborales de cada una de las partes. Además, el Foro tendrá una nueva profesión con grupo propio, ya que el Consejo General de Farmacéuticos “arrancó” a Alfonso Alonso su inclusión como agente de pleno derecho.
 
Temporalidad
 
Quizás una de las cuestiones más urgentes para el nuevo responsable sanitario sea la de solucionar el problema de la temporalidad, algo sobre lo que la propia Fátima Báñez admitió que se “abusaba” en Sanidad y que ha vuelto a saltar a la palestra a raíz del ‘tirón de orejas’ del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre su ilegalidad. Este problema es especialmente sangrante en el sector sanitario, donde en 2016, por ejemplo,  uno de cada tres contratos firmados han durado menos de una semana, según los datos publicados por el SEPE.  
 

"El nuevo titular de Sanidad se tendrá que emplear a fondo si quiere recuperar la confianza perdida en los últimos años"


Además de la temporalidad, el sector sanitario reclama de manera urgente que se mejorar sus condiciones laborales. No es nueva la petición de una reestructuración de las plantillas, con unas convocatorias de empleo público suficientes para cubrir los puestos necesarios, con una tasa de reposición acorde a las necesidades y con la recuperación de ciertas cuestiones laborales como las pagas extraordinarias parcialmente devueltas o el retorno al poder adquisitivo previo a los años de crisis y de recortes en Sanidad. 

RD de precios y financiación de los medicamentos
 
En el ámbito farmacéutico, Sanidad tendrá que desempolvar el borrador del real decreto de precios y financiación, un texto en el que el departamento ha estado trabajando durante unos cuatro años, si se tiene en cuenta este 2016 de interinidad, y que viene a poner orden y oficializar determinados aspectos de la prestación farmacéutica como los techos de gasto, las nuevas fórmulas de financiación de los medicamentos y los esperados precios seleccionados. Sin embargo, su promulgación puede que no esté tan próxima como se ha llegado a prometer, puesto que, recientemente, Agustín Rivero, director general de Farmacia, avisó de que todavía quedan por adherir al documento “dos o tres artículos más” para regular los medicamentos biológicos (aunque todavía no ha hecho alusión expresa, en este sentido, a los biosimilares).
 
También queda pendiente el desarrollo del protocolo de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) pactado entre Sanidad, Hacienda y Farmaindustra. A pesar de que está formada la comisión de seguimiento, todavía no se ha decidido cuáles van a ser las compensaciones si el gasto en medicamentos innovadores supera el techo que se genera a partir del PIB.
 
Servicios farmacéuticos
 
La oficina de farmacia también espera su turno. El Ministerio de Sanidad ha indicado en varias ocasiones que está abierto a un cambio en el modelo de remuneración de la botica española y al posible pago por servicios. La legislatura que ahora da sus primeros pasos parece el momento adecuado para sentar las bases para esto, para poner los cimientos de la vacunación desde las farmacias y para atender otra reclamación de los farmacéuticos: que biológicos, biosimilares y medicamentos innovadores lleguen a sus mostradores

Fiscalización
 
No menos importante resulta para los profesionales la cuestión de qué pasará con la intención de Hacienda de fiscalizar la formación de los profesionales sanitarios. Aplicar un tributo a esta partida personal puede suponer, por ejemplo, que muchos de ellos dejen de asistir a congresos científicos o que directamente no se recoja en las cuentas como tal para no tener que tributar por ello. Sociedades científicas, profesionales, industria y estudiantes coinciden, ante la incertidumbre de esta situación, en que lo ideal sería que se pusieran de acuerdo para apostar por una postura común de cara a una negociación con Hacienda, una cuestión que desde Facme ya han admitido que han empezado a valorar. 
 
Gestión clínica
 
Después de que el Foro de la Profesión Médica y el Ministerio de Sanidad llegarán a un consenso a finales de 2015, la gestión clínica todavía se encuentra sin su propia norma. Esta debería ser una de las prioridades del nuevo Ministerio si atiende a la recomendación que hizo el Consejo de Estado de abordar este asunto cuando hubiera un gobierno estable, y no en funciones, y llevar la norma al Parlamento para que fuera aprobada como ley ordinaria y no por el procedimiento de Real Decreto.

Un nuevo director para la ONT
 

El nuevo titular de Sanidad deberá elegir a un sustituto para Rafael Matesanz.

Otra de las cuestiones pendientes es la elección de un sustituto para Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que ya anunció que dejaría el cargo cuando hubiera un ministro y que, ante las circunstancias políticas, ha seguido al frente de la Organización desde entonces. Pese a que los buenos resultados avalan su gestión, Matesanz no se ha mordido la lengua, y al ser premiado con la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo por la Comunidad de Madrid, aseguró que el SNS ha estado más en peligro por la “inutilidad” de muchos políticos para los puestos para los que han sido designados que por criterios económicos. 

Las promesas en formación

El Ministerio de Sanidad deberá sacar del tintero la elección única de la troncalidad. A pesar de que ha prometido al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) que en el nuevo modelo de formación sanitaria especializada se podrá escoger tronco y la especialidad es una única fase, la normativa sigue en el borrador publicado en la página web de la administración, a la espera de que vea la luz con la publicación del Real Decreto de Organización del Poder Judicial. Este cambio es uno de los últimos matices necesarios para concretar la troncalidad, junto con los programas troncales, los diplomas de los tutores MIR y la acreditación de las unidades docentes.

En el ámbito de la Psicología, Sanidad deberá afrontar la regulación del grado. Desde el Consejo General de Psicología y otras instituciones del sector solicitan que se cumpla con lo establecido en la Disposición adicional séptima de la Ley General de Salud Pública regulando el Grado en Psicología a fin de eliminar las irregularidades existentes, como, por ejemplo, que pedagogos y filósofos se presenten al PIR.

El nuevo ministro de Sanidad también deberá poner al día el registro de profesionales. Hasta la fecha, no hay un control exacto del número de sanitarios que ejercen dentro del Sistema Nacional de Salud, lo que dificulta la toma de decisiones ‘ad hoc’, como puede ser la regulación de los númerus clausus y plazas MIR según las necesidades del sector o de una especialidad determinada. A pesar de que se han realizado avances, si el titular de la cartera logra poner una cifra al sector, pasará a la historia como el primero que ha logrado hacer un censo de la situación sanitaria nacional. 

Talidomida
 
Una de las iniciativas que obtuvo el consenso de todos los grupos políticos en la Comisión de Sanidad del Congreso en la anterior legislatura fue la de reabrir el registro de víctimas de la Talidomida para poder empezar a recibir compensaciones tanto del estado como de la farmacéutica Grünenthal. De mantenerse este consenso, esta será una de las medidas que deberá acometer el Ministerio de Sanidad.