Permite actuar en pacientes en los que el tratamiento con fármacos no es efectivo



20 dic 2013. 12.50H
SE LEE EN 3 minutos

Redacción. Madrid
El Hospital Parc Taulí de Sabadell ha realizado, por vez primera en España, una intervención de denervación renal con un innovador sistema a un paciente con hipertensión refractaria en el que el tratamiento con fármacos no era suficiente.

José Ramón Fortuño, Joan Falcó, Alexis Mateo, Jaume Almirall y Eva Criado.

Joan Falcó, jefe de la Sección de Radiología Intervencionista e integrante del grupo multidisciplinar compuesto por nefrólogos, radiólogos y anestesistas, ha explicado que se puede identificar un grupo de pacientes con hipertensión arterial que no responden al tratamiento farmacológico convencional. Es en este grupo seleccionado de pacientes en los que el tratamiento de denervación ha demostrado ser eficaz.

La denervación renal representa una alternativa mínimamente invasiva mediante la aplicación de ondas de radiofrecuencia sobre fibras del sistema nervioso simpático del riñón. De este modo se desactivan los nervios localizados alrededor de las arterias renales y se consigue una mejora efectiva en la hipertensión arterial del paciente.

Este procedimiento permite, con mínimas complicaciones asociadas, que una mayoría de estos pacientes puedan disminuir sus cifras tensionales en un breve plazo de tiempo y con un efecto duradero. “Esta técnica puede disminuir de un modo significativo y duradero la presión arterial en este grupo seleccionado de enfermos hipertensos resistentes a fármacos, lo que nos hace suponer que disminuirá la probabilidad de que sufran a medio y largo plazo una complicación cardiovascular”, ha declarado Jaume Almirall, nefrólogo del Hospital Parc Taulí. Este procedimiento se realiza bajo sedación consciente por lo que no es doloroso para el enfermo.

La denervación renal con este nuevo sistema es una intervención mínimamente invasiva por la que se introduce un catéter de radiofrecuencia montado en un balón en el sistema vascular arterial, y se coloca en las arterias renales, los principales vasos sanguíneos que conducen a los riñones. A continuación, el médico aplica, durante menos de 30 segundos, una energía de radiofrecuencia (RF) de baja intensidad para bloquear los nervios que rodean a las arterias renales. Este sistema permite bloquear la  hiperactividad del sistema simpático responsable de la hipertensión arterial incontrolada.

Decenas de miles de pacientes de todo el mundo presentan una tensión arterial mal controlada pese a recibir medicación adecuada, lo cual aumenta significativamente su riesgo de padecer una serie de enfermedades cardiovasculares, como infarto, ictus e insuficiencia renal. La denervación con este sistema puede ofrecer una reducción significativa y duradera de la tensión arterial en los pacientes con hipertensión incontrolada.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.