Sánchez pierde la investidura y la sanidad afronta un verano en funciones

El Gobierno en funciones afronta un verano con poco margen de maniobra y con la vista puesta en las elecciones

Sánchez durante su intervención en el Congreso
Sánchez pierde la investidura y la sanidad afronta un verano en funciones
jue 25 julio 2019. 15.30H
España no tendrá un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, que no han llegado a ningún acuerdo antes de la votación. La mayoría de la Cámara Baja ha rechazado que Pedro Sánchez sea el presidente de Gobierno, abocando a la ciudadanía a unas nuevas elecciones si no hay un acuerdo antes del 23 de septiembre, cuando se disuelvan las Cortes. Un total de 155 diputados han votado en contra de la candidatura socialista, frente a 124 que han votado a favor y 67 que se han abstenido.

Durante el debate previo a la votación, Sánchez ha destacado que el partido ha hecho propuestas para que Podemos participase en el Gobierno de coalición y que este fuese viable, ofreciéndole, entre otras carteras, el Ministerio de Sanidad:  "¿Alguien considera una humillación ser ministro de Sanidad?", le ha preguntado a Iglesias.


"¿Alguien considera una humillación ser ministro de Sanidad?", le ha preguntado Sánchez a Iglesias


El líder de la formación morada, por su parte, hacía una oferta al PSOE durante su intervención para conseguir un acuerdo de última hora: competencias para dirigir politicas activas de empleo, renunciando la formación morada al Ministerio de Trabajo.


Larga negociación


Esta misma mañana, la formación morada hacía una propuesta 'in extremis' a los socialistas en la que reclamaba, entre otras competencias, el Ministerio de Sanidad, "para asegurar una sanidad universal real y frenar las privatizaciones del sistema sanitario, así como garantizar el derecho a la eutanasia".

Durante el debate de investidura del pasado lunes, el líder de los socialistas se comprometió a desarrollar varias leyes en materia sanitaria, entre las que destaca, precisamente, la regulación de la eutanasia, la introducción de la salud bucodental en la cartera básica y la eliminación progresiva del copago farmacéutico, medidas presentes también en el programa de Podemos. Por su parte, en la noche del miércoles, el PSOE había ofrecido a Podemos una Vicepresidencia de Asuntos Sociales y tres Ministerios: Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo, e Igualdad. 


Un verano en funciones


En esta situación, el Ministerio de Sanidad sigue en funciones afrontando un verano en el que la política sanitaria queda con poco margen de maniobra. Precisamente, de los pocos cambios que se aprobarán durante estas próximas semanas, y que supongan un cambio de calado, son los que se aprobarán en la próxima Comisión de Recursos Humanos, que afectan a los cambios ya anunciados en el examen MIR, así como la consolidación de la próxima oferta de Formación Sanitaria Especializada. 

De acelerar, el Ejecutivo en funciones podría validar temas como la agenda sectorial para la industria farmacéutica; la formación de grupos de trabajo entre ASPE y el Ministerio de Sanidad; las negociaciones con Turismo para desarrollar un visado sanitario; o la aprobación del RD de Productos Sanitarios y el RD de Formación Sanitaria Especializada. Todos ellos temas que ha defendido Gobierno de Pedro Sánchez durante el año de mandato, pero que ahora se quedan en el limbo político. 

Por lo demás, poco más margen de maniobra les queda al Gobierno y a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, que ya vislumbran un adelanto electoral fijado para el próximo 10 de noviembre. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.