La coalición PSOE-UP naufraga: "¿Es humillante ser ministro de Sanidad?"

Pablo Iglesias pide a Sánchez competencias para frenar las privatizaciones y sacar adelante la ley de eutanasia

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
La coalición PSOE-UP naufraga: "¿Es humillante ser ministro de Sanidad?"
jue 25 julio 2019. 13.50H
El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha comenzado su discurso de investidura lamentando “constatar que persiste el bloqueo parlamentario” y ha señalado que "entre fuerzas de izquierda la investidura debería haber estado garantizada desde el primer momento". El candidato a la Presidencia, que se ha ganado la ovación de los suyos en varias ocasiones, ha afeado la negativa de Pablo Iglesias a su propuesta: "¿Es humillante ser ministro de Sanidad?", le ha espetado.

"Mi propósito era conformar un gobierno progresista", ha advertido Sánchez, añadiendo que "necesitaba un acuerdo con su socio preferente, el grupo parlamentario de Unidas Podemos". Sin embargo, ha resaltado que no se trataba "de un cheque en blanco, hay que gobernar y aprobar leyes".

Sánchez ha detallado la evolución de las negociaciones con Podemos, haciendo hincapié en que "el programa era una cuestión secundaria para Iglesias" y destacando que había coincidencias en los programas de ambas formaciones: "Nunca hubo problemas de programa que impiedieran el acuerdo", ha defendido mientras Pablo Iglesias negaba con la cabeza desde su sitio. 

Elogios al SNS


"El problema han sido los ministerios", ha afirmado Sánchez, destacando que la propuesta de Unidas 

Sánchez: "El objetivo era potenciar uno de los sistemas sanitarios mas admirados y envidiados del mundo"


Podemos "suponía que controlase el 80 por ciento del gasto social del Gobierno", algo que no estaba dispuesto a aceptar el PSOE: "No se puede poner la Hacienda Pública en manos de alguien que nunca ha gestionado un presupuesto". 

El presidente en funciones ha destacado que el partido ha hecho propuestas para que Podemos participase en el Gobierno de coalición y que este fuese viable, ofreciéndole, entre otras carteras, el Ministerio de Sanidad: "El objetivo era potenciar uno de los sistemas sanitarios mas admirados y envidiados del mundo, con importantes retos pendientes", ha destacado Sánchez, que ha lanzado una dura pregunta a Iglesias: "¿Alguien considera una humillación ser ministro de Sanidad?


Réplica de Iglesias


Pablo Iglesias ha arrancado su intervención pidiendo una reflexión a Sánchez sobre si ha tratado con respeto a Podemos: "Le apoyamos a cambio de nada", ha recordado el líder del grupo confederal.

"Es difícil negociar en 48 horas lo que no se ha querido negociar en 80 días", ha espetado Iglesias, 

Iglesias pide a Sánchez competencias para dirigir politícas activas de empleo para llegar a un acuerdo


que ha recalcado que "las cosas no se deberían hacer así" y ha echado en cara a Sánchez haber manipulado un documento de propuestas, convirtiéndolo en exigencias. 

"Planeteó usted un veto personal y lo aceptamos aunque no tenga precedentes en la historia de España ni de ningún país. Sólo les pedimos una participación proporcional en el Gobierno por los votos que obtuvimos", ha destacado Iglesias, que ha reiterado las peticiones que ha hecho públicas la formación horas antes del debate de investidura. "Hoy pedimos competencias para asegurar que en este país haya educación gratuita para los niños de 0 a 3 años y que las familias reciban las ayudas de Dependencia", ha destacado el líder de Podemos, que ha añadido: "Queremos competencias para frenar las privatizaciones sanitarias o hacer por fin una ley que regule la eutanasia".

Para cerrar su intervención, y aludiendo a un mensaje enviado por un miembro del PSOE, Iglesias ha hecho una nueva oferta: que Sánchez otorgue a Podemos las competencias para dirigir políticas activas de empleo, renunciando la formación morada al Ministerio de Trabajo. "No lleve a los españoles a elecciones, negocie desde el respeto", ha suplicado Iglesias. 

Reproches a Sánchez


Por su parte, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha descrito las negociaciones como una "encarnizada lucha de poder"; y Albert Rivera, líder de Ciudadanos, ha acusado a PSOE y Podemos de bloquear un país por no ponerse de acuerdo "por un ministerio". "Son ustedes una banda, han intentado repartir España", les ha acusado. Santiago Abascal, líder de Vox, ha trasladado su 

Rufián: "De esta intransigencia nos arrepentiremos todos"


negativa a Sánchez: "Ni hoy ni en septiembre ni cuando ustedes se pongan de acuerdo, nunca en definitiva, apoyaremos a la marioneta que quieren colocar al frente del Gobierno de España y contra España". 

"De esta intransigencia nos arrepentiremos todos", les ha reprochado Gabriel Rufián, líder de ERC, que ha afeado a Sánchez vetar a Iglesias y a éste "no haber aprovechado la oportunidad. Cuatro años por tres o cuatro ministerios es algo extraordinario", ha denunciado. "La gente lo único que ve es a la izquierda perdiendo una vez más. No es por ellos, es por nosotros, debería darles vergüenza", ha sentenciado. 


"No han trabajado un programa conjunto"


Aitor Esteban, portavoz del PNV, ha señalado la "tozudez" de Iglesias: "Creo que hay que saber qué es lo posible y la fuerza que uno tiene en el Parlamento y medirse", le ha reprochado, aunque ha alabado su última propuesta, lanzada durante el debate: "No han trabajado un programa conjunto". 

Por el grupo mixto, Laura Borràs, ha advertido a Sánchez que "es un político preso por su 

Esteban: "Creo que hay que saber qué es lo posible y la fuerza que uno tiene en el parlamento y medirse"


prepotencia": "Solo le pedimos sentido común. Cataluña, España y la Historia se lo agradecerán". Oskar Matute, de EH Bildu, ha recordado a Sánchez que sus "votos no eran para que usted fuera presidente, eran votos para evitar que Casado, Rivera o Abascal fueran presidentes"; y Ana María Oramas, de Coalición Canaria, ha anunciado que "a partir de mañana estamos dispuestos a hablar, no de investidura, sino de gobernabilidad". 

Joan Baldoví, de Compromís, ha pedido a Sánchez "un poco de respeto a los ciudadanos que confiaron en que construiríamos un gobierno de progreso" y hacia al acuerdo del Botànic, que garantice, entre otras cosas, la atención a los dependientes. "Siempre nos quedará septiembre, y agosto, y ahí estará Compromís si usted quiere gobernar", ha ofrecido el diputado, que ha llamado a Iglesias y a Sánchez a "ser generosos y flexibles": "Muchas personas están deseando que haya gobierno y que usted sea presidente". Por su parte, José María Manzón, del Partido Regionalista de Cantabria" le ha propuesto comenzar las negociaciones desde cero" y ha recordado que "para pactar, hay que ceder". 


Punto final de Lastra


La socialista Adriana Lastra, presente en las negociaciones con Podemos, ha lamentado que "no es un buen día" y que no "ha sido posible" el acuerdo. 

"Esta negociación ha estado lastrada porque se ha negado a asumir el resultado electoral", ha 

Lastra: "Les ofrecimos el Ministerio de Sanidad, señor Iglesias, que es la joya del estado del bienestar en nuestro país. Y dijo que no"


acusado a Iglesias, a quien ha vuelto a afear no haber aceptado la propuesta del PSOE, en la que se incluía la cartera sanitaria: "Les ofrecimos el Ministerio de Sanidad, señor Iglesias, que es la joya del Estado del Bienestar en nuestro país. Y dijo que no".

Además, Lastra ha advertido a Iglesias que las competencias para dirigir las políticas activas de empleo, demandadas por el líder de Podemos en pleno debate; están transferidas a las comunidades autónomas: "Quiere usted dirigir el Ministerio de Trabajo sin saber cuáles son sus competencias ".

"Es la segunda vez que va a impedir que España tenga un gobierno de izquierdas. Es curioso su progresismo, que cuando más falta hace, se suma a la derecha y la ultraderecha".



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.