S. MARTÍN ARROYO, RESIDENTE DE CIRUGÍA GENERAL
Dom 22 marzo de 2020. 17.00H
A punta de bisturí
Son las ocho de la tarde del 5 marzo de 2020 en las urgencias de un hospital que abarca a una población de más de 400.000 habitantes y con una media de más de 300 pacientes atendidos al día en este servicio. Hay cuatro personas. ¿Hay fútbol? ¿Está lloviendo? No, ya se empieza a oír esto del 'coronavirus' en Madrid, y la gente está dejando de venir a urgencias.

Cabe preguntarse…¿Era tan urgente aquello por lo que ibas a venir? La frecuencia de cirugías de urgencias continúa siendo la misma, y más o menos igual al número de pacientes ingresados; lo que hace sospechar que en realidad aquello por lo que ibas a venir…no era tan urgente.

Cada día la población (y los sanitarios) nos vamos enterando de las novedades…cada vez más infectados, cada vez más fallecidos y cada vez se van extremando las medidas. Comenzamos por una recomendación de no salir, de no desplazase y de no dar besos y abrazos; y ahora España entera está en estado de alarma y no sabemos cuánto se alargará. Los hospitales, al igual que empresas y que la población en general, se han ido adaptando a las medidas que han ido saliendo, e intentando que esta pandemia (que nos afecta a todos) no interfiera mucho en la vida normal de un hospital, al que siguen llegando politraumatizados y otras urgencias quirúrgicas, pacientes oncológicos que necesitan tratamiento, pacientes dependientes de hemodiálisis…entre otras patologías.

"La próxima vez que valoremos ir a urgencias por un resfriado y nos quejemos de que no nos atienden rápido, pensemos ¿es tan urgente?"



En esta nueva época de cuarentena hemos aprendido a seguir en contacto con amigos y familiares a pesar de la distancia (con todas las aplicaciones habidas y por haber), a valorar el  salir a la calle y a darnos cuenta del duro trabajo que hacen los profesionales de la salud.

Hemos aprendido a estar más unidos que nunca y, por qué no, a hacer bromas y memes de esta situación y sacar alguna que otra carcajada. Estamos ayudándonos entre nosotros a pasar estos días de la mejor posible y ayudando, en la medida en la que cada uno puede, al sistema sanitario para que siga ofreciendo sus servicios a los enfermos, estén con coronavirus o no, que más lo necesitan.

Cada día, a las 20:00 horas, millones de personas salimos a los balcones a aplaudir a los sanitarios; a esas personas que, cuando más se nos necesita, menos pedimos.

Pero voy a saltarme eso y voy a pedir una cosa. Cuando esto pase, cuando se pueda salir a tomar una cerveza a un bar, cuando podamos abrazar a nuestros abuelos sin miedo a contagiarles, cuando los niños puedan estar en los parques y los adultos puedan volver a trabajar... recordemos que una vez hicimos un buen uso de las urgencias. Recordemos que una vez pensamos en los demás antes que en nosotros mismos (protégete tú para proteger a los demás). La próxima vez que pensemos en ir a urgencias por un resfriado y nos quejemos de que no nos atienden rápido, pensemos ¿es tan urgente?

Lo estamos haciendo muy bien, estamos protegiéndonos entre nosotros y estamos reaccionando a esta pandemia con lo mejor de cada uno…cuando esto acabe, sigamos así.

¡Mucho ánimo a todos!