La Revista

Inflación y covid, dos de los factores que más han presionado al sistema sanitario en Estados Unidos y Reino Unido

Aumento salarial del 19% y más personal: la sanidad también exige en inglés
Las huelgas de los profesionales sanitarios se mantienen en el Reino Unido y en Estados Unidos.


14 ene 2023. 15.35H
SE LEE EN 7 minutos
La pandemia originada por el Covid-19, la inflación surgida de la guerra entre Rusia y Ucrania y el incremento de los casos de gripe y de los virus respiratorios que se está dando desde otoño del 2022 han puesto en jaque al sistema sanitario de gran parte de los países europeos y americanos. Tres factores que han empujado al personal del sector salud a pedir mejoras en las condiciones laborales, e incluso, a salir a las calles para mostrar su situación y presionar, así, a las administraciones pertinentes para que se sienten y negocien unas nuevas condiciones. Una manera de destensionar el sistema en beneficio de la propia asistencia sanitaria y del bienestar de los profesionales, según coinciden los trabajadores del sector.

Uno de los estados donde los sanitarios más están reivindicando mejoras salariales y denunciando su situación actual es el Reino Unido. Pero no es el único, ya que Italia, Alemania y Francia son, además de España, otros de los países donde la sanidad está presionada. Los sistemas sanitarios de esos países siguen sin recuperarse del todo de los coletazos que los virus respiratorios les han dado, especialmente el covid, y ahora, la merma del poder adquisitivo que sus profesionales están sufriendo han puesto a la sanidad como una de las principales preocupaciones de la ciudadanía.

Misma preocupación comparten en una de las grandes ciudades de Estados Unidos. Nueva York está viviendo un comienzo de año intenso en lo que a la situación de Enfermería se refiere, aunque seis de los ocho hospitales de la ciudad que ‘amenazaron’ con ir a huelga han llegado a un acuerdo entre trabajadores y administradores para evitar la vía de la calle. Sin embargo, unos siete mil sanitarios siguen sin acordar con sus responsables unas mejores condiciones laborales, manteniendo su pulso en las calles.

“El ambiente es de preocupación. A nadie le gusta tener que llegar al punto de tener que ir a la huelga”, afirma Roberto Galao, enfermero practicante de consultas externas de Cirugía Cardiovascular del Hospital Monte Sinaí de Nueva York (EEUU), en conversación con Redacción Médica. El país norteamericano lleva desde el lunes 9 de enero notando la huelga del personal de Enfermería de dos de sus hospitales, el citado Monte Sinaí y el Hospital Montefiore, de la misma ciudad neoyorquina.

Galao incide en que el colectivo enfermero está “bastante agotado”, y recuerda que el área de Nueva York fue una de las zonas que “más afectada” se vio cuando el Covid-19 irrumpió en el país americano. “Se pidió un esfuerzo extra a los profesionales y todos lo hemos realizado. Pero desde entonces ha habido un aumento importante de las cargas de trabajo”, denuncia el enfermero, que lleva una década trabajando en Estados Unidos y está viendo cómo estos días va cogiendo forma la mayor huelga enfermera de la ciudad de los últimos años.


Mejoras salariales y de ratios enfermero-paciente


Las principales demandas de los sanitarios neoyorquinos son fundamentalmente dos. Que haya una subida del salario del 19 por ciento en los próximos tres años y que se mejore el ratio profesional sanitario – paciente. “También se están negociando más fondos para garantizar el plan de pensiones y para que no sigan subiendo los copagos del seguro de salud que tenemos asociado al hospital”, añade Galao.

Unas condiciones que también reclaman desde el Reino Unido, sobre todo, la del incremento del sueldo; exactamente, los sanitarios ingleses piden un aumento del 17 por ciento. Ángeles Maíllo, médica adjunta en diabetes y Endocrinología en el Hospital de Newcastle (Reino Unido) pone el foco en la inflación para justificar la demanda: “Hace mucho tiempo que no nos han subido el sueldo y aquí la inflación se está notando mucho”.

Un factor, que sumado a la situación generada por el Brexit y por las oleadas del Covid-19, ha hecho que “muchos profesionales” hayan abandonado incluso el país. “Conozco compañeros que se han ido directamente a trabajar a otros estados”, zanja Maíllo, remarcando que la situación se ha acentuado durante este último año. Se trata de una ‘fuga de profesionales’ que aumentan la presión en el sistema sanitario inglés. Maíllo, que lleva desde el 2017 trabajando en el Reino Unido, subraya que hay “muy poca gente” en todos los ámbitos del sistema sanitario: “Hay muy pocos médicos, pocas enfermeras, pocos celadores… Hay muy poco personal de todo en general, y esto hace que todo el mundo estemos haciendo mucho más de lo que deberíamos”.


Cirugías canceladas y traslado de pacientes


Ambos países están sufriendo retrasos y cancelaciones en consultas y cirugías a raíz de sus respectivas huelgas. En el Hospital de Monte Sinaí se están cancelando quirófanos desde finales de la semana pasada y también se está dando el traslado de sus pacientes a otros centros hospitalarios. Galao opina “convencido” que se llegará a un acuerdo para reconducir la situación, y defiende las demandas que reclama junto a sus compañeros para mejorar las condiciones laborales del personal de Enfermería, mantener la calidad asistencial y garantizar la seguridad del paciente a largo plazo.

En el Reino Unido, la suma a la huelga del personal de ambulancias ha hecho que en el Hospital de Newcastle hayan tenido que “tirar” de las ambulancias militares para poder atender a los pacientes. Si la ambulancia militar no está disponible, añade Maíllo, el paciente que necesite de su servicio no puede acceder a la atención sanitaria.

Respuesta de los sindicatos


El Royal College of Nursing (RCN), uno de los sindicatos del Reino Unido que ha secundado la huelga, achaca al gobierno de Rishi Sunak de no tener voluntad política para negociar y llegar a un acuerdo con los profesionales sanitarios. Le afea que el 10 de Downing Street pudo haber parado las protestas antes de las navidades, pero que “no quiso”, y ha anunciado dos nuevas jornadas de paro la próxima semana, el 18 y 19 de enero.

Además, a la huelga se han sumado recientemente 4.200 profesionales de la Fisioterapia, poniendo en próximo 26 de enero como su ‘día clave’ para alzar la voz y hacer que se les escuche.

Al otro lado del charco, el New York States Nurses Association (Nysna) ha remarcado que la huelga seguirá hasta que se consiga un acuerdo con las administraciones de los hospitales. Y recuerdan que la ciudad de Nueva York, al igual que el resto del país, está sufriendo una “tripledemia” entre el covid, la gripe y los virus sincitial respiratorios (VRS). Desde el Nysna denuncian que entre los hospitales de Monte Sinaí y Montefiore, los dos centros que están notando las huelgas, hay 1.100 vacantes en Enfermería.

Una situación que a día de hoy está lejos de apaciguar, puesto que ni las administraciones hospitalarias neoyorquinas ni el Gobierno del Reino Unido parecen haber dado respuesta a las huelgas con las medidas y la voluntad necesarias, según recalcan los profesionals sanitarios en el lugar. Enero será, si todo sigue igual, un mes con protestas en las calles pidiendo mejores condiciones de trabajo en gran parte del Reino Unido y en dos de los hospitales de Nueva York.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.