12 dic 2018 | Actualizado: 21:10

Sobrecarga gripal en Primaria: "Me citan 12 pacientes en el mismo minuto"

Una médico de Familia explica la sobrecarga de trabajo que sufren con una agenda imposible de atender

Imagen de la lista de pacientes donde se aprecia un exceso citados a las 19.30.
Sobrecarga gripal en Primaria: "Me citan 12 pacientes en el mismo minuto"
sáb 20 enero 2018. 12.30H
Redacción
A tenor de las quejas de las asociaciones profesionales y los comentarios de los propios sanitarios, la sobrecarga de trabajo en los meses de diciembre y enero, agravada por la epidemia de gripe y las no sustituciones de compañeros que cogen vacaciones, es un hecho. Sirva como ejemplo los doce pacientes citados exactamente a la misma hora que tuvo que atender una galena del sistema público de salud este mismo lunes. 

Según explica en conversación con Redacción Médica la doctora Sánchez, médico de Familia de un centro de salud, ella se reincorporaba precisamente de sus vacaciones ese día, y en la ya extensa agenda tuvo que añadir dos personas que quedaron pendientes del turno de mañana. Su turno empieza a las 14.30 horas, y los pacientes están citados hasta las 18.30, dejando la última hora hasta las 19.30 para aquellas personas que acuden sin cita, en principio para lograr que el centro cierre a las 20.00, algo que "pocas veces pasa". 

"Como seguía llegando gente, apuntaban a todo el mundo a las 19.30"



"En el listado se ve a todos citados a las 19.30, fue horroroso. Por la mañana también va mucha gente, pero lo que se hace es, como en ese turno somos más médicos -cinco-, se reparte, y cuando se acaba la agenda se intenta poner una extra de una hora más, que también se llena, pero no es tan exagerado como por la tarde, que éramos solamente tres; yo era la que estaba de 'permanencia', veía a todos los que no tenían cita programada. La otra persona estaba de avisos, y menos mal que la otra compañera tuvo el detalle y se quedó un poco más para quitarme pacientes pendientes, porque si no no hubiera podido acabar para cerrar a las 20.30 horas", expone Sánchez. 

Su centro de salud tiene como hora de cierre las 20.00 horas, y en principio no se dan citas más allá de las 19.30 para que se pueda cumplir. "Pero como seguía llegando gente, apuntaban a todo el mundo a las 19.30 horas. Si programas a 12 personas, pues no puedes verlas en media hora", explica. 

'Bises' limitados

Para evitar este problema, que ocurre en bastantes ocasiones, se había marcado hasta ahora un tope de cinco personas en esa media hora, calculando que una pudiera entrar a las 19.35, otra a las 19.40, a las 19.45, a las 19.50 y a las 19.55 horas, para intentar cumplir con la hora de cierre, "que tampoco se acababa a tiempo, pero bueno, al menos te habían puesto solo cinco 'bises'. Esta vez pusieron 12 porque llegaron 12, ya que si llegan a ser 20 pues te ponen 20", critica la profesional. 

Ante esta situación, la médico de Familia preguntó si la afluencia había sido similar los días previos en los que ella no había estado, y al ver la agenda, constató que sí, que había habido entre ocho y 12 pacientes de más cada día en su centro de trabajo. Ese lunes, Sánchez pudo ver cerca de 70 pacientes, ya que "de 14.30 a 20.30 horas "estuve todo el tiempo viendo pacientes, sin parar, y la mente también tiene que descansar un poquito", defiende. 

La profesional admite que "habrá gente que está peor", porque una compañera de otro centro de salud le había escrito para explicarle que ella había visto 106 pacientes en un día, pero "siempre digo lo que a mí me afecta". Por eso, "le dije a la Junta de Enfermería que lo iba a comunicar a Salud Laboral porque no me parece normal, no somos robots sin ningún tipo de desconexión". 

Queja antigua

Sin embargo, no confía en que vaya a encontrar la respuesta que espera, ni de los pacientes, "que al final van a que se les resuelva su papeleta-, ni de Salud Laboral. "Yo me vi sobrecargada y estresada e hice un escrito para que conste, porque si no luego te dicen que no has comunicado nada. Quiero dejar por escrito que yo el sábado hago 55 años y no puedo llevar este ritmo. En principio no sirve para nada, pero luego cuando pasa algo sí repercute que lo hayas comunicado o no", asegura sin demasiada convicción. 

La queja de los sanitarios no es nueva, y la explican factores como la gripe estacional, que cada año satura los servicios de asistencia sanitaria y lo que llaman una 'mala gestión' del personal, ya que como la misma Sánchez critica, desde hace 3 o 4 años no se cubren con sustitutos las vacaciones en estos periodos en su centro. "Si hemos faltado los ocho médicos en un periodo distinto durante estos meses, no han puesto a nadie y además le sumas la epidemia de gripe, es que no damos abasto", sentencia. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.