Oído en urgencias: llaman a mi niño 'cabezaplana' y 9 visitas surreales más

Un pediatra recoge los casos reales más llamativos sobre los motivos que alegan los padres para ir a urgencias

Una ambulancia accede al servicio de Urgencias de un centro madrileño.
Oído en urgencias: llaman a mi niño 'cabezaplana' y 9 visitas surreales más
jue 20 junio 2019. 18.40H
En numerosas ocasiones los profesionales sanitarios de urgencias han criticado el uso que los pacientes hacen de ellas, poniendo ejemplos como el de quien acude porque se ha pinchado con un langostino o quien lleva al hijo por haberse chupado la mano en el parque. Aunque la respuesta de los pacientes es que cuando se acude allí es porque hay dolor o necesidad de asistencia, médicos y enfermeros siguen recopilando casos reales que les hacen caer en desesperación, especialmente con los padres. 

En esta línea se ha manifestado el pediatra de urgencias David Andina, que en su perfil en la red social Twitter ha abierto un hilo donde recoge los últimos 10 casos reales más surrealistas de los que ha tenido conocimiento. Bajo el título "¿Cómo enfadas al médico encargado de la clasificación en el Servicio de Urgencias Pediátricas de un hospital?", avanza que su mensaje es "para reír, llorar y sobre todo para reflexionar". 

Andina ha dividido en 10 ejemplos las respuestas que dan los padres al preguntarles por qué han acudido a urgencias con sus hijos. El primero de ellos lo llama "El hermano", en el que los progenitores explican que "es que como he traído al hermano porque tiene fiebre pues ya me miráis también a este". Tras querer inquirir si le ocurre algo, la respuesta es "no... bueno sí... hace una semana tosía por las noches pero ya se le ha pasado". 

Son ejemplos "para reír, llorar y sobre todo reflexionar"



El segundo ejemplo lleva por nombre "el chequeo antes de las vacaciones", en el que los padres quieren saber "si nos podemos ir tranquilos". Al parecer el niño "la semana pasada tuvo fiebre un día pero es que como es un viaje de cinco horas queremos saber si es seguro irnos", alegan. 

También está el llamado "desempate", donde los progenitores señalan al médico: "mire, es que tiene fiebre. Hemos ido a su pediatra y nos ha dicho que parece un cuadro vírico. No nos hemos quedado tranquilos y hemos ido al hospital cerca de casa y le han puesto antibiótico. Ahora no sabemos qué hacer, así que a ver qué nos decís aquí". 

El cuarto ejemplo lleva por nombre "la falsa derivación", y en él los padres afirman haber ido al pediatra "y nos ha dicho que vengamos para hacer una radiografía", pero no les han dado el volante. Al ir a buscarlo en el sistema informático el médico, confiesan que "en verdad no hemos ido al pediatra pero lleva un mes tosiendo". 

"El que nunca entenderá", el que "sabe más que tú" o a quien "le deriva una conocida"


Andina ha llamado a su quinto ejemplo "el que nunca entenderé", un caso en el que los padres reseñan que el hijo "tiene fiebre desde hace dos días", y al preguntar por cuándo le dieron el antitérmico para la fiebre por última vez, responden que "le tocaba el paracetamol hace dos horas pero no se lo he dado para que lo veáis con el pico de fiebre". 

También está el caso del padre o madre que "sabe más que tú", y que explica que el paciente menor "se ha dado un golpe en la frente y le ha salido este chichón. Vengo a que le hagáis un TAC". La pregunta del médico es si ha vomitado o perdido el conocimiento y la respuesta es negativa. "Falta explorarle pero seguramente no sea necesario el TAC", recoge el facultativo, una indicación que obtiene como respuesta "pues me voy a otro hospital". 

"Una madre me ha dicho que mi hijo tiene la cabeza un poco plana y a lo mejor necesita casco. Es mejor que le vea el neurocirujano"



Entre los ejemplos surrealistas también está el llamado "le deriva una conocida", en el que el progenitor afirma que "en el parque una madre me ha dicho que mi hijo tiene la cabeza un poco plana y a lo mejor necesita casco". El médico pregunta si ya ha acudido al Centro de Salud, pero este padre o madre asegura que no, ya que "me ha dicho que es mejor que le vea directamente el neurocirujano". 

Los médicos también lidian con casos como el que Andina llama "el maleducado", padre o madre que asegura en urgencias que su vástago "lleva 3 días con fiebre y he ido todos los días al pediatra y solo le da paracetamol. Es que no tiene ni idea porque la última vez acabó con neumonía. Digo yo que habrá que hacer pruebas o dar antibiótico", una situación en la que el médico aventura que "seguramente, ni pruebas ni antibiótico". 

Casos reales "como la vida misma"


Otro de los ejemplos es el que lleva por nombre "el 'yaque'", aquel en el que "estábamos paseando por El Retiro y ya que estamos por aquí nos hemos acercado a ver si había mucha gente en urgencias. Como parece que no hay mucho lío pues a ver si le podéis echar un ojo a estos granitos que tiene desde hace tres semanas". 

Por último, Andina recoge el caso que llama "el homeópata", en el que el menor llevaría unos días tosiendo y el padre o madre afirman que "le estoy dando este jarabe de homeopatía. Desde ayer noto cómo le cuesta respirar así que le hemos dado Flores de Bach pero parece que en vez de mejorar cada vez le cuesta más respirar...". El médico señala que este ejemplo acabó en la UCI

El hilo creado por el pediatra acumula cientos de retuiteos y 'me gusta', y ha recibido numerosas respuestas que señalan que lo expuesto es "real como la vida misma", a tenor de las experiencias de los facultativos. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.