Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Resaca de la EMA: "Es consecuencia del procés, se ha pagado"

Las reacciones a la eliminación de Barcelona como candidata se suceden horas después de que Amsterdam fuera elegida

Luis de Guindos, ministro de Economía.
Resaca de la EMA: "Es consecuencia del procés, se ha pagado"
Redacción
Martes, 21 de noviembre de 2017, a las 15:00
La eliminación en primera ronda de Barcelona como candidata a acoger la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha supuesto un mazazo para quienes se habían esforzado en defender a la capital catalana como una de las mejor posicionadas. Tras las inmediatas de este lunes, otros han esperado unas horas para mostrar su decepción por la decisión europea. 

Uno de ellos ha sido el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, que lo ha calificado de "mala noticia" pese a ser la "mejor candidata" y la "mejor valorada" por los trabajadores del organismo y por la Comisión Europea, y ha relacionado esta decisión con el proceso independentista. 

A su juicio, la elección de Amsterdam pone de manifiesto "fundamentalmente las consecuencias del proceso secesionista, porque era "incongruente" que el "antiguo Gobierno de la Generalitat" buscara "sacar a Barcelona de la Unión Europea", algo que no era "compatible" con tener esa sede. 

En declaraciones a los medios en Alicante tras ofrecer la conferencia inaugural del XVI Congreso Directivos CEDE, De Guindos ha afirmado que el descarte de Barcelona es, "en última instancia", consecuencia del proceso y "se ha pagado".

"Es culpa del Gobierno de la Generalitat, que se dedica a hablar mal de España en Europa"



Preguntado por los efectos sobre la pérdida de puestos de trabajo que para Catalunya supone este hecho, el ministro ha incidido en que las cifras de empleo directo "están ahí" y en laboratorios farmacéuticos Barcelona era una sede "muy importante" por su "tradición" y porque "el entorno de la ciudad era realmente positivo". "Esto debe servir fundamentalmente de reflexión de lo que son las políticas adecuadas y que van a favor del ciudadano, y para aprender", ha dicho.

También desde el Gobierno ha salido a criticar el descarte de Barcelona el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, quien no tiene "ninguna duda de que la actitud secesionista, la violación del orden constitucional, el que medio Gobierno cesado haya huido a la acción de la justicia" han repercutido "muy negativamente en la decisión". Para él, "lo más importante de todo" es que se hayan ido 2.500 empresas de Cataluña. "Eso es evidente que son cosas que cuentan y que juegan", ha dicho en rueda de prensa con sus homólogos en la UE. 

C's y PP 

En clave política también se ha manifestado de nuevo el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha atribuido al "desastre político" del proceso independentista y a la "mala gestión" del ayuntamiento barcelonés la pérdida de la EMA. 

"Entre unos y otros nos han quitado la oportunidad", ha lamentado Rivera tras apuntar a la inestabilidad política, la "falta de coordinación y de trabajo unido", las "locuras" del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la "animadversión" de Colau a la EMA.

Las reacciones también han venido de la mano de Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, que ya prácticamente en campaña electoral ha asegurado que esta pérdida de la EMA es responsabilidad "única y exclusiva" del Gobierno de la Generalitat "que se dedica a crear inestabilidad y a hablar mal de España". "Por eso la hemos perdido, porque Puigdemont va por Europa hablando mal de España y eso juega en nuestra contra", ha añadido. 

Para paliar estos efectos, y con la vista puesta en el 21D, Levy ha querida dar "un mensaje de optimismo y esperanza" de cara a afrontar las elecciones como un "antídoto ante los independentistas que nos restan oportunidades para seguir progresando". "Si todos vamos a votar podemos pasar página del desastre independentista", ha sentenciado. 

Nacionalistas

Justo lo contrario ha declarado el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, quien ha culpado a la "represión salvaje" del Gobierno de Mariano Rajoy  el pasado 1 de octubre del fracaso de la EMA. Además, ha denunciado el "cinismo" de la ministra de Sanidad por atribuir esa derrota al proceso "democrático, cívico y pacífic" que se vive en Cataluña. 

Por su parte, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, ha admitido este martes que la situación política que se vive en Cataluña ha podido influir en la derrota de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). "Me imagino que algún eco habrá llegado", ha comentado, añadiendo que siente "mucho" que la capital catalana no haya sido designada para acoger esa Agencia porque habría sido un emplazamiento "excelente", si bien se ha mostrado confiado en que habrá otras oportunidades para esa ciudad.

Por la inseguridad jurídica

También ha querido lamentar la eliminación de Barcelona la patronal CEOE, que en un breve comunicado asegura que "todos los esfuerzos realizados por la delegación española, el Gobierno de nuestro país y diversas instituciones administrativas no han podido contrarrestar los efectos negativos que han supuesto la inseguridad jurídica y las decisiones al margen de la Constitución que tomó el Gobierno de la Generalitat en las últimas semanas antes de su destitución". 

Además del comunicado, han compartido un tuit en su perfil en el que declaran lamentar "profundamente" que Barcelona no haya sido elegida como sede de la EMA, "uno de los principales organismos que abandona Londres tras el #Brexit". 

"Cuando alguien duda de su propio país se encuentra con problemas en la confianza y la seguridad"



Pérdida "absurda"

En la misma línea se ha manifestado Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), quien en la presentación de un estudio de PwC sobre el impacto del crédito al consumo ha lamentado la pérdida "absurda" de Barcelona como sede y ha señalado que "cuando alguien duda de su propio país se encuentra con problemas en la confianza y la seguridad", en referencia a la cuestión política catalana. 

"Justo cuando nuestro país iba líder en crecimiento con respecto a otros países de Europa, es muy triste el efecto del problema catalán", ha sostenido el presidente de la patronal, que ha apuntado que este efecto no solo lo pagará la gente en Cataluña, sino en toda España. Garamendi ha recordado el 20 por ciento de la economía española que representa Cataluña y ha recalcado que "vende más en Murcia que en China, más en Cantabria que en Estados Unidos". Garanmendi ha reiterado su apoyo al Gobierno para hacer cumplir la ley y ha sentenciado que la recuperación llegará "si todos nos ponemos a trabajar y no nos ponemos zancadillas". 

Por último, la Cámara de Comercio de Barcelona también ha destacado la "oportunidad perdida" por los puestos de empleo que se habrían creado y ha valorado "muy negativamente" la pérdida por las fortalezas de Barcelona como ciudad de negocios, de investigación y de desarrollo, y destaca que su implementación en Cataluña hubiera sido un impacto para la ciudad y la economía del país.