El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría recuerda en el Congreso el riesgo de psicosis por cannabis

Arango: "El cannabis medicinal puede suponer una interpretación muy laxa"
El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Celso Arango,


28 mar 2022. 14.20H
SE LEE EN 2 minutos
El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Celso Arango, ha advertido de nuevo en el Congreso de los Diputados sobre la relación directa que existe entre el consumo de cannabis y el riesgo de padecer algún problema de psicosis entre los pacientes. Por eso, ha hecho un llamamiento para que se acote el número de potenciales enfermos que puedan recibir un tratamiento de este tipo si se aprueba.

“El cannabis medicinal puede ser una interpretación muy laxa. Cuanto mayor sea el número de personas, mayor será el impacto en la salud mental”, ha planteado en la subcomisión de Sanidad que analiza esta estrategia.

Arango ha dejado la responsabilidad sobre la autorización de este tipo de fármacos en manos de las agencias de regulación de medicamentos, aunque ha pedido que se tengan en cuenta los estudios internacionales sobre la vinculación del consumo de cannabis y el impacto en los trastornos de salud mental. “No me corresponde evaluar esos riesgos-beneficios para diferentes patologías”, ha explicado.

El presidente de la SEP ha pedido que se tengan en cuenta estas variables, de igual manera que otros fármacos que ya se distribuyen de forma recurrente en el mercado. “Los antidepresivos están comercializados, pero nosotros dudamos mucho de dárselo a una persona con un trastorno bipolar”, ha explicado.

Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, contestando a Juan Luis Steegmann, diputado de Vox


El riesgo se duplica entre los consumidores


El representante de los psiquiatras ha llevado a la Cámara Baja las conclusiones de algunos estudios internacionales que apuntan a que el riesgo de sufrir algún trastorno de psicosis entre los consumidores de cannabis es entre dos y cuatro veces mayor que entre la población convencional. Esta realidad afecta todavía con mayor gravedad a las personas más jóvenes.

Arango también ha relacionado la incidencia de estos problemas de salud mental en las grandes ciudades donde más se consumen estas sustancias. Según sus datos, si no existiese esta droga, se podría reducir hasta un 12 por ciento la psicosis en Europa. La cifra se eleva al 32 por ciento en Londres y hasta el 50 por ciento en el caso de Ámsterdam. "No vamos a erradicar la psicosis, pero es uno de los factores de riesgo", ha apostillado. 

El presidente de la SEP ha recordado que además el consumo también implica otros problemas de carácter no tan grave, desde la depresión hasta el abandono escolar. “El consumo de cannabis disminuye el cociente intelectual una media de 5 o 6 puntos, fundamentalmente en la inteligencia verbal”, ha subrayado.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.