16 nov 2018 | Actualizado: 00:00
Lun 24 febrero. 11.21H

Los profesionales del Sistema Nacional de Salud siguen siendo la pieza fundamental que asegura la calidad de la asistencia. Sin embargo, la crisis también les está afectando y les está sometiendo a un continuo cambio de circunstancias laborales que está influyendo en sus perspectivas y es posible que hasta en su rendimiento.

Hoy encontramos dos ejemplos de este trajín profesional, en Andalucía y en Castilla y León. Málaga Hoy abre su edición con el siguiente titular: El deterioro de la sanidad se agrava por las jubilaciones sin cubrir. Y añade en el subtítulo: Sindicatos y profesionales aseguran que sólo se reponen uno de cada diez empleos. En la información interior, firmada por Leonor García Málaga, se explica que “Las plantillas de los centros sanitarios encogen. Cada vez hay menos personal para atender a una población más envejecida y con más enfermos crónicos. A la merma de personal que supone la contratación al 75% hay que añadir un recorte silencioso: el de las jubilaciones que no se reponen y desangran lentamente las plantillas. El resultado es la reducción y el envejecimiento del personal de hospitales y centros de salud”.

En Castilla y León, El Día de Valladolid abre su edición a cuatro columnas: Sacyl refuerza con 10 médicos los centros de salud urbanos mientras los pueblos pierden 6. El antetítulo alude al Plan de ordenación de recursos humanos en atención primaria, y en el subtítulo añade: Con la nueva reestructuración puesta en marcha por la Consejería de Sanidad se garantiza la atención sanitaria en las zonas con mayor presión asistencial.