Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00
Domingo, 02 de febrero de 2014, a las 11:06
La actualidad sanitaria de este domingo viene marcada por la entrevista que el diario ‘El Mundo’ ha realizado a Arthur Garson, especialista en Salud Pública y consejero del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En ella no solo ha establecido ciertas analogías entre los sistemas sanitarios español y norteamericano, sino que también se ha referido a la paralización del proceso de externalización en la Comunidad de Madrid y la ‘demonización’ de la sanidad privada.

“Esto no es un sistema soviético”, asegura Garson  en medio de un discurso en el que destaca que la importancia de cualquier sistema sanitario debe recaer en el paciente y no en el modelo. En una línea muy orientada a la optimización de recursos similar a la propuesta en España por el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), señala como principales objetivos hacia la eficiencia la eliminación de duplicidades además de evitar asistencias innecesarias y fármacos caros e ineficaces.

Precisamente en esa persecución de la calidad eficiente, el asesor de Obama defiende proyectos como el de la externalización en la gestión de centros al estilo del propuesto, y paralizado, en la Comunidad de Madrid. “Los gobiernos carecen de presupuestos ilimitados”, ha afirmado añadiendo que “se debe encontrar la balanza entre lo público y lo privado".

La reacción ciudadana a la ley del aborto propuesta por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón es uno de los temas del día para ‘El País’, que titula con un explícito 'Decenas de miles protestan contra la ley del aborto de Gallardón' la información sobre la manifestación que recorrió ayer las calles del Madrid y de la que destaca la aparición de eslóganes como ‘Nosotras parimos, nosotras decidimos’ o ‘Fuera el aborto del Código Penal’, propios de los años setenta, a la vez que se pidió la dimisión no solo del ministro, sino también del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

‘El País’ también se hace eco de la reacción de Gallardón, que estuvo presente en la Convención Nacional del PP celebrada en Valladolid. En ella aseguro que “ni un grito me hará abdicar”, declaración utilizada para titular una información en la que el ministro asegura que la ley no aborda un tema de moral o de conveniencia electoral, sino de una “defensa de los derechos fundamentales”.