Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:40
Opinión > Sala de espera

Sacyr y sus hospitales de Madrid

Lunes, 15 de julio de 2013, a las 11:08

Sacyr vuelve a poner activos en venta para captar liquidez. El diario económico Cinco Días abre su edición del lunes titulando: Sacyr se dispone a hacer caja con sus hospitales de Madrid. El grupo Sacyr pretende captar liquidez con dos de sus concesiones más destacadas, los hospitales madrileños del Henares e Infanta Cristina. En los dos cuenta con el 100 por ciento del capital de una concesión de servicios, sin incluir la atención médica, firmada con la Comunidad de Madrid hasta el año 2041. El plan ahora pasa por abrir ambas concesionarias a socios financieros. Distintas fuentes comentan que se mantienen contactos con varios fondos y que el mayor interés procede del área de inversión en Europa de Lloyds Bank. Las negociaciones entre ambas partes, según las mismas fuentes, están en puertas de entrar en la fase de exclusividad en busca de una oferta vinculante. Sacyr elude hacer comentarios al respecto.

La cabecera destaca que la intención del grupo que preside Manuel Manrique es mantener el control, desprendiéndose del 49 por ciento del capital. La filial Sacyr Concesiones, que ha ido creciendo en servicios de gestión en hospitales desde mediados de la pasada década, también cuenta con una participación del 20 por ciento en el madrileño Puerta de Hierro y el 100 por ciento de la concesión de servicios en los centros lusos de Braga, Vila Franca y Azores.

Por otro lado, en la Comunidad Valenciana, el diario Las Provincias titula en su primera página: Cerca de 200 médicos recurren la orden de Sanidad para jubilarlos a los 65 años. Y subtitula: Los especialistas aplazan operaciones y consultas tras recibir el aviso de la Conselleria sobre la finalización de su actividad laboral.

Según el rotativo local, la Conselleria de Sanidad ha comenzado a enviar notificaciones en las que informa sobre el inicio del expediente de jubilación forzosa a los 65 años a todos aquellos médicos a los que les incumbe la medida. Casi 200 de ellos han manifestado su intención de no renunciar a su puesto de trabajo y recurrirán la norma. Los representantes de los facultativos advierten de que ya se han tenido que aplazar operaciones y consultas que debían llevar a cabo los especialistas afectados por la medida.