19 nov 2018 | Actualizado: 18:10
Vie 06 noviembre. 11.46H
Pese a que la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana modificó la orden para la convocatoria de la plaza de gerente del Hospital La Fe para dar cabida a una excepción no vista hasta el momento que permitiera participar también a personal ajeno a la administración, la reelección de Mónica Almiñana ha vuelto a sembrar la polémica.

La designación de la exsenadora socialista, en la primera convocatoria que hizo la Consejería de Sanidad, fue acogida con sorpresa por entender que Almiñana tiene un perfil político muy marcado. El nombramiento de Almiñana ha sido ahora respaldado por la Comisión de Valoración, tal y como recoge El Mundo. Las críticas por parte de la oposición, concretamente del Partido Popular, y sobre las que enfoca su noticia el diario, no se han hecho esperar. Para los populares esta designación vuelve a sacar a la luz la manida política de la “puerta giratoria”.

La ocupación de esta plaza abre, sin duda, un camino espinoso para la responsable de la Consejería de Sanidad, Carmen Montón, que ha defendido a capa y espada la capacidad y validez de Almiñana. Pero la pugna por ocupar esta plaza no termina con las críticas. ABC aborda la información dando voz al ‘daño colateral’ de la decisión de la Comisión de Valoración. Mayte Lázaro, doctora en Psiquiatría que también optaba al puesto, ha decidido recurrir la resolución de la Comisión de Valoración, tal y como informa el periódico. Lázaro ha anunciado que solicitará la copia de todo el expediente que ha terminado con la propuesta de Almiñana como gerente, para saber en qué se basó la comisión de valoración para proponer, por unanimidad, a la senadora catalana.