Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:10
Lunes, 04 de abril de 2016, a las 13:10
El último programa de Salvados, emitido este domingo, ha tenido como protagonista a Mariano Rajoy. Jordi Évole ha entrevistado en La Moncloa al presidente del Gobierno en funciones durante una hora en la que ha dado tiempo a hablar de todo: desde la corrupción en el PP hasta la afición al fútbol de Rajoy. La sanidad pública también ha tenido peso propio en el programa y el presidente la ha reivindicado como motivo de orgullo.
 
Ante una pregunta de Évole sobre el elevado IVA de algunos servicios, el presidente en funciones se ha defendido de la siguiente manera: “Me gustaría bajar todos los impuestos, pero tenemos que mantener un sistema de pensiones, tenemos que mantener una sanidad púbica y mantener una educación pública”.
 
Acto seguido, Rajoy se ha referido a dos anécdotas. La primera versaba sobre la visita de Pablo Iglesias a un hospital público para tratarse un cólico nefrítico y a la declaración posterior del líder de Podemos en la que, según ha recordado el presidente en funciones, decía: “Cuando uno es atendido en un hospital pública se siente orgulloso de su país”. Ante este comentario Rajoy ha comentado: “Yo también”.
 
Después ha puesto un ejemplo que el presidente en funciones utiliza de manera recurrente. El caso de Teresa Romero, auxiliar de clínica contagiada de ébola, que fue atendida en un hospital público y la comparación con el tratamiento al que se sometió a una enfermera en Estados Unidos también contagiada de ébola, “con un talón de 500.000 dólares por delante”.
 
No contento con los elogios del presidente, un poco más adelante en la entrevista Jordi Évole volvía a la carga: “Cuando voy a la sanidad pública, hay muchos profesionales que me dicen: «Suerte de nosotros que nos dejamos la piel en esto y no las inversiones que nos llegan que no están siendo las que eran»”. A lo que el presidente en funciones ha respondido: “Yo creo que los profesionales sanitarios son lo mejor que hay en este país”.
 
Évole volvía a preguntar, no satisfecho con la respuesta, y se refería a que el trato se debe “al factor humano”. Ante esto, Rajoy ha respondido que “un país lo hace también su gente”, para continuar: “La sanidad pública es de las mejores del mundo. Eso es bueno decirlo. Acuérdese usted del problema de la hepatitis C. España fue el primer país que lo introdujo en la sanidad pública”. A continuación, el presidente en funciones se refirió a que hay que destacar lo positivo, un argumento muy cacareado durante una entrevista en la que Évole consiguió poner en evidencia muchos de los problemas que acucian ahora a España.