Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Lunes, 12 de enero de 2015, a las 15:55
El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se ha estrenado oficialmente en la prensa escrita y ha elegido al diario El Mundo como la primera plataforma para hacerlo. En una entrevista concedida a la periodista Esther Esteban, Alfonso Alonso ha lanzado varios mensajes de tranquilidad en torno a la gestión que hace su departamento, con especial hincapié en el tema estrella que estos días copa los medios de comunicación: la hepatitis C.

Alonso ha reiterado en la cabecera nacional sus planes para luchar contra esta enfermedad. Un primer paso que ha escenificado con la creación de un comité de expertos para abordaje de la hepatitis C, es decir, un organismo que Sanidad ha querido poner en marcha para intentar erradicar, de una vez por todas, este problema que sufre una parte de la población. Y para ello, el ministro se ha querido rodear de los mejores, creando esta “comisión de sabios” capitaneada por Joan Rodés, y que cuenta con la presencia de los principales dirigentes del ministerio: Rubén Moreno, Javier Castrodeza y Agustín Rivero, entre otros.

Esta comisión llega para ofrecer una solución a un problema que ha llegado a su punto más álgido, tras el encierro de los pacientes en el Hospital 12 de Octubre de Madrid y su marcha hacia el Palacio de La Moncloa del pasado fin de semana. Unas manifestaciones de las que el ministro no ha hecho oídos sordos y a las que ha mostrado su faceta más política y dialogante para buscar una solución conjunta en pro del beneficio de estos pacientes y del sistema sanitario español.

“Quiero enviarles un mensaje de tranquilidad. Vamos a poner su salud por encima de otro interés. Los pacientes tendrán el tratamiento que necesiten tener, ése es mi compromiso”, relataba el ministro a la periodista, quien además, no ha dudado en cargar las tintas contra los principales partidos de la oposición, a los que tacha de ejercer una “presión muy irresponsable” en las negociaciones entre Sanidad y las farmacéuticas con un fin meramente electoral. “Vamos a dejar esto en manos de los profesionales de la sanidad y ellos determinarán de qué manera este tratamiento es eficaz, en qué pacientes y cómo se administra”, ha defendido Alonso.

Y es que las formaciones con mayor representación del país no están aunando fuerzas con este departamento para buscar una solución común, y se están dedicando a lanzar titulares alarmistas que nada ayudan a erradicar el problema. Mientras tanto, el Gobierno trabaja sin descanso en la lucha contra esta enfermedad, negociando con las farmacéuticas para la incorporación de nuevos tratamientos por un lado, y calmando los ánimos entre las asociaciones de pacientes por otro.

Pero el de la hepatitis C no es el único asunto del que ha hablado el ministro en una extensa entrevista de dos páginas. Ébola, reforma del aborto y violencia de género también han sido cuestiones que Alonso no ha querido dejar de analizar. “En las próximas semanas será modificado el asunto más polémico sobre el consentimiento paterno a las menores para abortar”. Un cambio en la legislación que el ministro ya anunció antes de finalizar el año.

Además, Alonso no se ha olvidado de otros puntos de actualidad que, aunque no atañen directamente a su departamento, afectan al devenir del país, como son los recientes atentados terroristas en París, los pactos electorales con las distintas fuerzas políticas o el desafío catalán por parte de Artur Mas.