15 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Una investigadora estadounidense está probando una nueva línea de desarrollo inmunoterápica contra los tumores
Vie 24 marzo. 12.45H
La búsqueda de una vacuna contra el cáncer no cesa, y siguen surgiendo nuevas alternativas y desarrollo en pos de una inmunoterapia tumoral. Uno de los desarrollos más prometedores lo anuncia El País: se trata de Neovax, un antígeno que se está probando en dos ensayos clínicos diferentes.
 
Ninguna persona responde al cáncer igual que otra”, dice la oncóloga y hematóloga Catherine Wu. A partir de esta base, la investigadora desarrolla esta nueva línea de vacunas contra los tumores. “La nueva generación de fármacos de inmunoterapia se basan en espabilar al sistema inmune para que aprenda a identificar y eliminar las células tumorales. Wu busca la forma de que esa respuesta sea mucho más específica y que además funcione en todas las personas, no solo en una fracción de ellas, como sucede ahora”, indica en su artículo el periodista Nuño Domínguez.
 
Con todo, la propia WU descarta la búsqueda de una vacuna global contra el cáncer, partiendo de su experiencia con pacientes de trasplante de médula ósea para tratar sus leucemias. “Si te preguntas por qué algunos se curaron”, explica, “entiendes que es una reacción compleja que involucra a todas las ramas del sistema inmune, así que probablemente un tratamiento homogéneo, una especie de talla única para todos los pacientes, no va a funcionar”.
 
Hace cuatro años, Wu probó a tratar a pacientes con leucemia crónica con células tumorales desactivadas. Esa autovacuna reforzó la respuesta inmunitaria y ayudó a algunos pacientes a controlar el tumor. Por eso, la nueva vacuna de Wu es una versión refinada que lleva solo “los ingredientes activos”, conocidos como neoantígenos “Son [proteínas] muy específicas del tumor y no se encuentran en tejidos normales, así que, de repente, tenemos una forma de identificarlos y podemos usar nuestra creatividad para ver cómo vamos a atacar a esos antígenos”, explica Wu. El problema es que los neoantígenos son muy diferentes de paciente a paciente, por lo que hay que hacer un tratamiento específico para cada uno.