16 nov 2018 | Actualizado: 13:35
Mié 02 marzo. 11.59H
Los investigadores de la Operación Taula, que analiza trama de corrupción del PP de Valencia, han centrado su foco en las infraestructuras sanitarias de esta comunidad y en los grandes contratos de hospitales, según recoge el diario El País en una información de Ignacio Zafra.
 
En concreto, la noticia se refiere a los indicios que manejan los investigadores que apuntan al periodo de 2000 a 2003, “cuando se sentaron las bases del nuevo mapa de infraestructuras sanitarias en la comunidad y se adjudicó la mayor de todas, el nuevo hospital La Fe de Valencia, el centro de referencia autonómico que acabó costando más de 330 millones de euros”.
 
La atención de los responsables de la investigación se centra en Máximo Caturla, detenido en enero, que consideran “principal recaudador de la trama” y que ocupó el cargo de vicepresidente de la Diputación de Valencia hasta 2015.
 
Según señala el artículo, fue durante su etapa como subsecretario para los Recursos de Sanidad cuando este organismo se convirtió en un “‘órgano adjudicador’ desde el que firmó la construcción de centros de salud, así como numerosos contratos hospitalarios. El artículo señala que Caturla era “parte del equipo económico de Sanidad cuando en febrero de 2003 se adjudicó el nuevo hospital La Fe a una Unión Temporal de Empresas” y apunta a que entre estas empresa figuraba Lubasa, “cuyo responsable se sentará en el banquillo de los acusados en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP”.