19 nov 2018 | Actualizado: 18:10
Sáb 21 septiembre. 10.56H

La prensa de hoy se dedica por completo a la nueva operación del Rey y fija sus ojos –y sus focos- en el cirujano que le tratará: Miguel Cabanela, una eminencia de la medicina gallega que trabaja en Estados Unidos.

El País titula en clave estrictamente informativa y se aleja de las interpretaciones que realizan otros medios sobre la posible abdicación de don Juan Carlos. Abre a cinco columnas: Una infección lleva al quirófano al Rey por quinta vez en año y medio. Y subtitula por partida doble: La complicación en la cadera obliga a cambiar la prótesis  y Don Juan Carlos tardará de dos a seis meses en recuperarse.

El Mundo se centra en la infrecuencia de la infección y titula sin rodeos: La mala suerte persigue al Rey. A continuación, subtitula en unas inusuales tres líneas: Después de pasar 12 veces por el quirófano y después de sufrir una luxación en la cadera derecha recién operada, lo que sólo sucede en el 8% de los casos, ahora padece una infección en torno a la prótesis de la otra cadera, que sólo ocurre en el 1% de los casos. Por debajo, en una información subordinada, destaca a Cabanela: En manos de un cirujano gallego de la Clínica Mayo, con foto del día en la rueda de prensa, en la que aparecen sus manos en primer plano.

ABC dedica un sumario al juicio clínico de Cabanela: El estado del Monarca es mejor que el de la media a su edad. Y La Razón añade datos sobre el hospital en el que previsiblemente será operado: Don Juan Carlos será intervenido previsiblemente en La Paz por una infección en la cadera izquierda.

La Vanguardia publica una foto en primera de la rueda de prensa que ofreció el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, que aparece rodeado de la cúpula médica que atiende a don Juan Carlos: Miguel Fernández Tapia, jefe del servicio médico, el cirujano Cabanela, y el traumatólogo Ángel Villamor.