15 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Mar 19 noviembre. 13.16H

El periódico Mediterráneo, de Castellón, fija su atención hoy de manera preferente en los impagos en materia de dependencia. Nadie parece cobrar en este sector, que está al borde de la bancarrota: ni los proveedores de servicios ni sus profesionales ni, claro está, los propios dependientes. Para el diario castellonense, es la noticia del día: Dependientes, trabajadores y empresas exigen cobrar. Y añade en el subtítulo: Reclaman al Consell que abone la deuda de más de 18 millones de euros que afecta a 5.000 beneficiarios de la ley de Dependencia y a 40 residencias en la provincia de Castellón. Luego, en otro sumario destacado, abre una ventana a la esperanza: Alberto Fabra [presidente de la Comunidad Valenciana] apela a que está trabajando con Montoro para pagar “en pocas fechas”.

El caso concreto de Castellón es preocupante. Hasta ahora los más afectados son 2.000 de los 3.000 trabajadores del sector, según la información de Mediterráneo, firmada por Sara Ríos. Algunos de ellos llevan varios meses sin cobrar. Es la primera protesta que une a sindicatos y patronal.

Si se desgrana la deuda total, la patronal del sector, Aerte, exige el pago de 11 millones a un total de 35 centros de día, ocupacionales y residencias, que dan servicio a 3.000 usuarios en la provincia de Castellón. “No sabemos cuánto podremos aguantar más”, señaló la gerente de Aerte, María José Mira. Los usuarios de estos centros, que sufren los impagos, son en su gran mayoría dependientes, que, además, padecen los continuos retrasos en el pago mensual de las prestaciones por dependencia. En estos momentos, arrastran una deuda de dos meses, lo que supone 1,4 millones para los 5.000 dependientes de Castellón.