Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Sábado, 07 de febrero de 2015, a las 11:06
El Tribunal Supremo de Canadá se ha mostrado favorable a que los médicos puedan ayudar a morir a pacientes en estado terminal y dio un plazo de un año a las autoridades para enmendar la normativa.

El diario El País, en una información de Emilio de Benito, titula El Supremo de Canadá permite el suicidio médicamente asistido. La noticia subraya que la decisión tiene un marco muy claro: los médicos podrán ayudar a quitarse la vida, facilitando los fármacos correspondientes, a personas adultas en plenas facultades que padezcan un sufrimiento, físico o psicológico, intolerable y permanente y que hayan manifestado claramente su voluntad de acabar con su vida, según han  informado los medios locales.

La Razón, con una noticia firmada por Julio César Rivas, titula El Supremo de Canadá da vía libre a la legalización del suicidio asistido, donde explica que en doce meses, el suicidio asistido por médicos será legal en Canadá después de que el Tribunal Supremo del país considerase hoy que la prohibición actualmente en vigor es anticonstitucional porque niega "el derecho a la vida, la libertad y la seguridad del individuo".

Por su parte, El Mundo titula El Tribunal Supremo de Canadá, a favor del suicidio asistido, utilizando una información de la Agencia EFE, que destaca que esta decisión supone un giro de 180 grados frente a la que la misma corte tomó en 1993, cuando rechazó la demanda de Sue Rodríguez, una mujer que se encontraba en estado terminal y que reclamaba que se le permitiera el suicidio asistido.

ABC también utiliza la información de EFE, pero titula Supremo canadiense autoriza suicidio asistido 22 años después de ilegalizarlo,  incidiendo en que la decisión de la máxima autoridad jurídica de Canadá fue comunicada hoy en la sede del Supremo en Ottawa e inmediatamente recibió los aplausos de grupos en favor de la eutanasia, mientras que los opuestos a la medida expresaron su rechazo y preocupación por las repercusiones.