21 nov 2018 | Actualizado: 19:20
El planteamiento de nuevos tramos provoca ríos de tinta en la prensa generalista española
Mié 11 enero. 11.00H
Los posibles cambios en el copago farmacéutico han generado ríos de tinta (digital e impresa) en la prensa española, y han llevado a que varios medios hagan un repaso de esta medida en el entorno europeo.
 
Este es el caso de El Economista, que compara el caso español con el del resto de Europa. En su artículo, Alberto Vigario concluye que “España es el único país europeo que a día de hoy divide entre trabajadores y pensionistas su sistema de copago de medicamentos y que beneficia a este colectivo sólo por el hecho de serlo. Esto hace que los pensionistas españoles sean, en proporción, los que tienen el copago más bajo entre sus compatriotas europeos”.
 
El periódico enumera algunos ejemplos con los que refuerza esta tesis. “Alemania sólo rebaja su copago a familias de renta baja, desempleados de larga duración y niños y adolescentes hasta 18 años. Francia excluye a beneficiarios de pensiones de invalidez y accidentes de trabajo, enfermos crónicos (exención sólo para la enfermedad crónica) y a personas con escasos recursos. Italia sólo establece diferencias por el tipo de medicamento: los de alta efectividad y medicamentos esenciales son gratis para todos y los demás tienen un copago del cien por cien. Mientras, en el Reino Unido están exentos de pago de medicamentos los niños hasta 16 años, los mayores de 60 años, las embarazadas y postparturientas, los pensionistas de guerra y las familias de renta baja”.
 
Con todo, el artículo advierte de los escasos efectos que tendría aplicar nuevos tramos de copago entre los 18.000 y los 100.000 euros. "En el caso de los pocos pensionistas que podrían verse afectados por un potencial aumento del porcentaje de copago más allá de los 18.000 euros de renta anual, el límite máximo ya vigente haría que ello supusiera un efecto recaudatorio relativamente bajo ya que sólo afectaría a los más sanos que no alcanzan el límite y con el aumento del porcentaje alcanzarían el límite aún con más facilidad", destaca Jaume Puig-Junoy, economista y profesor de la Universitat Pompeu Fabra.