18 nov 2018 | Actualizado: 19:00
Vie 21 febrero. 10.48H

El estreno público del nuevo gerente del Sespa (Servicio de Salud del Principado de Asturias), en la firma de los contratos-programa con las áreas sanitarias para 2014 y 2015, ha servido para ofrecer pistas muy ciertas de por dónde va a ir la sanidad asturiana en los próximos meses. El propósito de Tácito Suárez es claro: más actividad, tanto en quirófanos como por parte de los médicos.

La prensa asturiana recoge en sus portadas la noticia. La Nueva España titula así: “Los quirófanos deben empezar antes y terminar después”, proclama el nuevo gerente del Sespa. Por su parte, El Comercio destaca lo siguiente: El Sespa diseña un plan para reducir las listas que obligará a los médicos a operar más. Y añade en el subtítulo: El nuevo gerente asegura que los hospitales harán más intervenciones, consultas y pruebas sin más personal ni peonadas.

En la información de La Nueva España, firmada por Pablo Álvarez, se destaca una de las declaraciones de Suárez, que mantendrá una reunión con los directores médicos, a los que le gusta llamar “jefes de producción". A su juicio, hay que "hacer más intervenciones con el tiempo que tenemos que nos sobra". El Comercio subraya que el nuevo gerente empieza con fuerza, y en la información firmada por Laura Fonseca, también se destaca la nueva denominación de los directores médicos como “jefes de producción”.