Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Opinión > Sala de espera

Las comparaciones son odiosas

Lunes, 13 de octubre de 2014, a las 11:25
La aparición de un nuevo contagiado por el ébola fuera de África, en Estados Unidos concretamente, ha centrado la atención de los medios generalistas una vez que la confusión de los últimos días ha dado paso a un reguero de informaciones más controladas sobre el caso español.

Las comparaciones son inevitables. Por eso, El País ha realizado una tabla con las principales diferencias entre España y EEUU en el tratamiento del caso. Destaca la rapidez con que se activó el protocolo en Norteamérica y la rapidez con que se trasladó a la enferma y se descontaminaron los lugares y objetos con los que podía haber tenido contacto.

Por su parte, La Razón destaca en su titular que hubo un fallo de protocolo. En el interior, señala que el presidente de EEUU, Barack Obama, ordenó que se realizara una investigación sobre ese posible error cuanto antes. En las mismas páginas también se realiza una comparación en la gestión de la crisis, incidiendo en los mismos puntos (rapidez de actuación).

El diario ABC ha hablado con David Nabarro, coordinador de la ONU para la enfermedad, con un titular, “Ningún país está a salvo de una epidemia de ébola”, del que se pueden sacar varias conclusiones. Incidiendo en ese ‘podía haberle pasado a cualquiera’, el periódico dirigido por Bieito Rubido lo redondea con otra noticia, de carácter más político: La enfermera contagiada en Estados Unidos descoloca a la oposición en España.

Desde El Mundo también destacan el error humano que ha provocado el contagio, aunque destacan que por el momento no se sabe qué ocurrió, puesto que la enferma no ha señalado ninguna acción que haya podido implicar el riesgo de infección.

Las páginas de este periódico también revelan la cara más humana del día, con detalles de lo que ocurre en el hospital Carlos III, destacando la actitud colaborativa de Teresa Romero, que “está luchando como una jabata”, como señala en el texto un sanitario que está atendiéndola.