Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Opinión > Sala de espera

Las calzas de la vergüenza

Sábado, 11 de octubre de 2014, a las 11:31
Los grandes periódicos nacionales siguen preguntándose qué salió mal para que Teresa Romero se contagiara por el virus ébola. A falta de informaciones oficiales que pudieran determinar la causa del contagio, algunos diarios siguen especulando. Es el caso de El Mundo, donde podemos ver una noticia titulada Las calzas de Teresa no eran impermeables. En él se siembra la duda sobre si la auxiliar de Enfermería enfermó por tocarse la cara con el guante como ella misma dijo, o si fue por las condiciones del traje. Así, las fuentes preguntadas le hacen sacar la conclusión al diario de que El nivel de calidad del equipo de protección ha estado en entredicho desde el principio.

Por otro lado, los periódicos están muy atentos a cómo se está desarrollando ahora el protocolo para evitar más contagios, algunos como La Razón, se hacen eco de las medidas adoptadas este viernes en el Consejo Interterritorial extraordinario sobre la crisis del ébola. La Razón informa de que Los contactos directos de los pacientes de ébola se consideran de alto riesgo y de que se ha rebajado el umbral de fiebre a 37,7 grados para ingresar como sospechosos.

Otros diarios sacan sus propias conclusiones y analizan por su cuenta cómo se está abordando la crisis. En El País se puede ver varias noticias de este estilo como los titulares: Ascensor aislado y lejía en el baño para tratar los residuos, o, La falta de coordinación y liderazgo ha favorecido el descontrol sanitario. En El Mundo se ha publicado una noticia sobre la pizarra del Hospital Carlos III donde se explica cómo ponerse y quitarse el traje de seguridad.

Otra tanda de noticias se refieren a los tratamientos que está recibiendo Teresa, y que ya son tres los administrados a la auxiliar de Enfermería en los cinco días que lleva ingresada, según El País. Por su parte, ABC informa de que Teresa está estable dentro de su gravedad, y que ya recibe el fármaco experimental ZMapp.