Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Domingo, 16 de junio de 2013, a las 11:24

El ‘fácil’ acceso a documentos clasificados de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense por parte de uno de sus empleados ha dado la vuelta al mundo, pero el del espionaje no es el único campo en el que podrían producirse ciberataques. El Mundo publica en su sección de Salud que la agencia estadounidense del medicamento (FDA) acaba de reconocer públicamente la vulnerabilidad de dispositivos como bombas de insulina, desfibriladores, ventiladores mecánicos o monitores, cuyos sistemas informáticos podrían ser víctima de virus y otro tipo de ‘malware’.

La respuesta de la administración no se ha hecho esperar. El Departamento de Seguridad de EEUU ha pedido a las empresas fabricantes que endurezcan las medidas de seguridad sobre estos dispositivos médicos. Antes de fin de año, la FDA podría presentar un plan definitivo de ‘cibervigilancia’, que le permitiría vetar la entrada al mercado de aquellos productos que no dispongan de las medidas de seguridad oportunas.

Por su parte el diario ABC dedica sus páginas a los usos tan diversos y quizá poco conocidos del petróleo. Así señala el oro negro no sirve únicamente para alimentar nuestros vehículos, sino que sus derivados tienen infinitas aplicaciones prácticas. Además de los productos informáticos, el fenol está presente en infinitos artículos sin los cuales nuestra vida cotidiana sería muy distinta, desde aspirinas hasta disolventes, pasando por los implantes dentales, las lentes intraoculares, las bioplastias faciales, labiales y de glúteos.

En una entrevista a Jesús Quero, presidente del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud de Granada, El País, resalta la importancia de la innovación como salida a la crisis económica. Quero reconoce que “se han ralentizado algunos proyectos” e insiste en que “hay que aportar valor añadido a lo que produzcamos. Si no, habremos palmado como país. Nos quedará el sol y podremos ser el geriátrico de Europa, pero olvidémonos de todo lo demás”.