20 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Jue 12 marzo. 22.22H
* Máximo González Jurado es presidente del Consejo General de Enfermería

Ya se ha constituido en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad el Foro de las Profesiones Sanitarias. Un órgano colegiado que fue regulado en su día por la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. Sorprendentemente, aunque esta Ley fue aprobada en 2003 con un consenso histórico de médicos y enfermeros, hasta la fecha no había sido posible que este Foro viese la luz.

El objetivo de este nuevo Foro es convertirse en una plataforma donde el ministerio, las comunidades autónomas y las profesiones sanitarias puedan debatir, analizar y consensuar los grandes temas de Estado de la sanidad. Aquellos que implican de forma directa  ámbitos relacionados con los derechos a la protección de la salud de las personas, a la calidad y excelencia de la asistencia sanitaria, a la seguridad de los pacientes y ciudadanos, desde el ámbito de la ordenación de las profesiones sanitarias.

Hasta el momento, estos grandes temas de Estado, eran frecuentemente debatidos con las profesiones sanitarias de forma separada, es decir el ministerio se reunía por separado con colegios profesionales y sindicatos de médicos y enfermeros para, posteriormente, buscar el acuerdo de las partes a través de nuevas reuniones que podían llegar a eternizarse con el consecuente perjuicio que suponía para los pacientes cualquier retraso. Sin embargo, con el nacimiento de este nuevo Foro de las Profesiones Sanitarias, se impulsa un único lugar de diálogo y consenso entre quienes hacemos posible que el sistema sanitario funcione y sea uno de los mejores del mundo.

Plazos incompatibles

Tras la constitución del Foro, ministerio, médicos y enfermeros, hemos tenido la oportunidad de comparecer ante los medios para hablar de la importancia de esta nueva iniciativa. Es allí donde he tenido oportunidad de escuchar por parte de Sanidad que la prescripción enfermera y la gestión clínica iban a ser los dos grandes temas a tratar y que verían la luz después de verano. Sin embargo, nuestro compromiso con la seguridad de los pacientes y el desarrollo de la profesión enfermera son absolutamente incompatibles con dichos plazos.

Ante todo se hace necesario aclarar que los proyectos de reales decretos de prescripción enfermera y gestión clínica, siendo los dos muy importantes, su tramitación administrativa se encuentra en fases distintas.

El desarrollo de la prescripción enfermera se encuentra en su última fase administrativa, así, existe ya un proyecto de Real Decreto cuyo objetivo es doble: por un lado dotar de seguridad a la práctica asistencial de los enfermeros y enfermeras que diariamente se ven a obligados a tomar múltiples decisiones respecto a medicamentos sin contar con la seguridad jurídica necesaria; y por otro, cumplir de una vez por todas con un mandato establecido en 2006 por una Ley (la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento y los Productos Sanitarios o Ley del Medicamento) que además, fue aprobada por unanimidad  en el Congreso de los Diputados. Aquí cabe destacar también que en esta fase de espera el Parlamento ha aprobado también por unanimidad dos Proposiciones No De Ley donde se emplaza al Gobierno a desarrollar la prescripción enfermera sin demora.

A día de hoy, aprobar el Real Decreto de prescripción enfermera de forma inminente no sólo es una obligación moral con los pacientes y los profesionales, además constituye un  mandato del propio Parlamento de la nación que a día de hoy arrastra un retraso injustificado de más cinco años. Cada día, cada mes y cada año de retraso acumulado supone una falta de respeto al Poder Legislativo y por tanto a todos los españoles que es a quienes representa esta cámara. Asimismo, no podemos dejar pasar más tiempo por cuanto ya han sido juzgadas enfermeras que han realizado acciones en el ámbito de la prescripción y han sido condenadas e inhabilitadas profesionalmente por sentencia firme, por no contar con las suficiente cobertura jurídica.

Si los argumentos anteriormente expuestos ya de por sí son demoledores, es necesario sumarle uno más. Y es que la profesión enfermera, a través de su Mesa Estatal – compuesta por el Consejo General de Enfermería y Sindicato SATSE –, cuenta con el compromiso claro del actual ministro Alonso y su equipo, de llevar este Decreto de prescripción enfermera al próximo Consejo Interterritorial para que pueda tramitarse en el Consejo de Estado y posteriormente aprobarse en Consejo de Ministros. Y no se nos ha comunicado hasta la fecha ningún cambio respecto a este compromiso, con lo cual entendemos que se mantiene y, por tanto, obliga a quienes lo asumieron en su día.

La situación administrativa del futuro Decreto de Unidad de Gestión Clínica es muy diferente al de la prescripción enfermera. Sin ninguna duda, es necesario el desarrollo de la gestión clínica en cuanto a que es un ámbito que afecta de lleno a los pacientes, a los profesionales y a la administración. Y ante la gran relevancia de este tema, puedo asegurar que desde la Mesa Estatal de la Profesión Enfermera vamos a trabajar y a ayudar para que dicho Decreto se tramite y apruebe en el menor plazo posible. Sin embargo no tiene lógica alguna que la tramitación de la gestión clínica suponga ningún tipo de demora al otro decreto, el de prescripción enfermera.

En todo caso, creo que es justo señalar que los enfermeros nos sentimos especialmente satisfechos por la puesta en marcha del Foro de las Profesiones, por el interés demostrado tanto por el ministro de Sanidad como por las profesiones de médicos y enfermeros a la hora de apoyar todas las iniciativas que van a desarrollarse a partir de ahora en dicho Foro. Y, especialmente, por la prioridad establecida por el propio ministro Alonso de desarrollar los dos proyectos de Decreto anteriormente referenciados.

Quien quiera obtener más información al respecto puede hacerlo en http://maximogonzalezjurado.com