21 nov 2018 | Actualizado: 20:20
Lun 09 diciembre. 11.50H

El presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, insiste en su tesis de que el cierre de la televisión autonómica es un mal inevitable, a no ser que se quiera acabar con otro servicio público que sí es, a su juicio, imprescindible: la sanidad. Al poco de anunciar el final de Canal Nou, habló de que no estaría dispuesto a cerrar hospitales para mantener la televisión. Hoy insiste en esta idea en El Mundo, pero fijándose esta vez en la atención primaria: “Cataluña y Andalucía han cerrado centros de salud para mantener siete canales de tv”.

De hecho, el diario de Unidad Editorial se está mostrando bastante favorable a la medida del presidente valenciano, al que poco menos que ha elevado a la categoría de primer responsable político autonómico que tiene los arrestos de hacer lo que deberían casi todos: cerrar los canales autonómicos. Esther Esteban firma una entrevista en la que asegura que el presidente valenciano “ni se va a esconder ni va a cambiar su agenda pese a las protestas por el cierre de Canal Nou que le siguen a cada paso”.

De otro lado, Expansión destaca que El Supremo alivia la carga fiscal de las farmacéuticas, tras un fallo en contra del Ministerio de Hacienda, que venía obligando a los laboratorios a pagar impuestos especiales por el alcohol que utilizan masivamente para elaborar medicinas. A partir de ahora este producto quedará exento de tributación.