Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Viernes, 15 de agosto de 2014, a las 10:06
El diario El País informa este viernes de la primera remesa de material enviado por España a Liberia para hacer frente al ébola. Según recoge España, el único país de Europa en el que ha muerto un enfermo de ébola, mandará un primer cargamento de 5.400 kilos de material sanitario cinco meses después de que se desatara el último brote de la enfermedad. El destino será Liberia, uno de los países afectados, a donde llegarán dos lotes de mascarillas, guantes, suero y medicamentos. De momento no hay previsto enviar material al resto de países a los que se ha extendido el virus: Sierra Leona, Guinea y Nigeria, donde ayer se registró el cuarto muerto. El número de fallecidos asciende a 1.069 personas y hay 1.975 casos, según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus también protagoniza las páginas de El Mundo que publica una entrevista con David Mabey, experto en Enfermedades Transmisibles de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. Mabey señala que “se necesitará ayuda externa ya que muchos médicos y enfermeras locales han muerto”. A su juicio “la mayoría de los casos se han producido en entornos sanitarios debido a malas prácticas de higiene y a la falta de un equipamiento de protección. El hecho de que en África la gente tenga una movilidad mayor a la de hace 20 años y viva con más probabilidad en entornos urbanos hace difícil o casi imposible imponer cuarentenas, como se hizo en las epidemias de ébola previas, que se produjeron en zonas rurales remotas”.

Por su parte ABC informa sobre la propuesta que llevará España este viernes a Bruselas para pedir más ayuda a la Unión Europea contra el ébola. La ayuda española se hará a través del Ministerio de Sanidad y de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (Aecid) y se coordinará con la ONG Farmamundi, y los destinatarios serán la ONG Juan Ciudad y los Hermanos de San Juan de Dios, con el fin de apoyarles en la tarea de abrir de nuevo el Hospital San José, en Monrovia, donde trabajaba el misionero español Miguel Pajares, que falleció en Madrid, tras ser repatriado cuando ya había contraído la enfermedad.