Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:20
Viernes, 25 de agosto de 2017, a las 12:30
El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, no se prodiga demasiado en entrevistas. La atención a mujeres con cáncer de mama en el hospital madrileño Gregorio Marañón apenas le deja tiempo para otra cosa. Sin embargo, Ahinoa Iriberri ha podido entrevistarle para El Español, donde el especialista no se ha mordido la lengua ni un momento.

“El cáncer ha de ser tratado en hospitales muy específicos en donde los especialistas vean muchos casos al año”, ha asegurado, criticando la tendencia de algunas comunidades a trasladar esta atención a hospitales pequeños, algo que le parece “la aberración de las aberraciones”. “En general, la mayoría de los tumores se tratan bien en todas partes, pero dentro hay centros más capacitados que otros”, apunta sabiendo que es una afirmación polémica: “Yo lo siento mucho pero esto hay que decirlo”.

Martín, recientemente premiado por la Sociedad Europea de Oncología Médica, no duda en apuntar a los políticos como responsables de las inequidades del SNS. “El votante español desconoce la relevancia de la sanidad y cómo se gestiona porque los partidos políticos no hablan de sanidad en las campañas”.

Advierte de que “las desigualdades van a aumentar, van a ser más marcadas porque cada autonomía gestiona a corto plazo sin darse cuenta de que la población está cambiando, envejeciendo y que el sistema de salud actual está diseñado hace 50 años para una población muy diferente a la actual”.

El presidente de los oncólogos españoles también ha comentado la donación de Amancio Ortega, fundador de Inditex, de 320 millones de euros a la lucha contra el cáncer. Considera que “la situación ideal es la que dice Podemos, que el Estado lo ponga todo” pero que éste “no tiene dinero y que con lo que se invierte en sanidad no se puede comprar lo que hace falta”. Y remata: “Ojalá tuviéramos diez amancios ortegas”.