Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Martes, 25 de junio de 2013, a las 11:50

El paro en el sector sanitario es una realidad que está afectando a la profesión médica; esta vez les toca a los enfermeros, que en Canarias se enfrentan a una situación especialmente delicada. Unos 2.500 enfermeros, en paro, fuera de las Islas o lejos de la profesión, así abre Diario de Avisos su edición del martes. En esta línea subtitula: En lo que va de año 6.000 canarios han abandonado el Archipiélago en busca de trabajo.

Según la cabecera local, en menos de una semana cerca de un millar de profesionales de la enfermería radicados en el Archipiélago iniciarán sus merecidas vacaciones veraniegas. Para reemplazarlos, el Servicio Canario de la Salud (SCS) acaba de otorgar los denominados paquetes vacacionales, que cubrirán los enfermeros que se encuentran en estos momentos en las listas de contratación que maneja la Consejería de Sanidad.

Dichas listas, tanto en Atención Primaria como Especializada, revelan un dato poco alentador, como expone a este periódico el secretario general del Sindicato de Enfermería (Satse) en Canarias, José Manuel Llada. Según él, el corte en las sustituciones para este verano deja fuera a todos aquellos profesionales que finalizaron la carrera en 2009 y los años posteriores.

Por otro lado, en el sur de la península, Huelva Información titula en su primera página: La falta de refuerzos subirá un 50 por ciento la carga de trabajo de los médicos. Asimismo destaca: Los facultativos cubrirán las vacaciones de sus compañeros; Los ambulatorios seguirán abiertos por las tardes y El litoral recibirá efectivos del resto de la provincia.

Según el rotativo, cada uno de los alrededor de 90 médicos de familia, que prestan servicio en los siete centros de salud de Huelva, verán aumentada en un 50 por ciento la carga de trabajo que tendrán que asumir durante las próximas semanas. Si durante el año cada facultativo atiende alrededor de unos 1.450 pacientes, esta cifra ascendería a 2.200 si tenemos en cuenta la media de los meses de verano. 

La razón se encuentra en que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no efectuará ninguna contratación para sustituir las vacaciones de los facultativos pero tampoco del resto del personal, salvo escasas excepciones. Esto significa que, en estos meses, puede haber un cierto baile de pacientes que deberán acudir a las consultas de otros profesionales. Este sistema, que se inició como tendencia hace unos 6 años, se ha consolidado.