Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:45
Viernes, 27 de septiembre de 2013, a las 10:45

El País dedica hoy uno de sus editoriales a la última medida de ahorro aprobada por el Ministerio de Sanidad: el copago de medicamentos hospitalarios. Titula así: Cajeros en el hospital. Y se explica en el subtítulo: Sanidad lanza un nuevo copago sin negociar con las autonomías ni demostrar su idoneidad.

El periódico del grupo Prisa explica que aunque “en términos relativos es una partida presupuestaria menor (unas 150 medicinas afectadas frente a las cerca de 6.000 que subvenciona el Estado), es una vuelta de tuerca en la exigencia de sacrificios a enfermos crónicos o a aquellos que sufren enfermedades muy graves a cambio de unos beneficios económicos por demostrar”.

También añade argumentos sobre la dificultad y carestía de un servicio de pago inédito “que obligará a implantar una contabilidad comercial, lo que requiere personal y sistemas de seguridad ahora inexistentes. Nada de ello se ha cuantificado”. Tampoco hay memoria económica de la nueva medida ni ha habido debate en el Consejo Interterritorial.

Así las cosas, El País entiende que Sanidad apenas tiene argumentos para justificar la puesta en marcha del copago hospitalario: “No puede alegar que solo pretende fomentar un uso más racional de los fármacos a pacientes que no eligen su medicación. Tampoco puede argüir que su objetivo es reducir el gasto, por cuanto podría establecer fórmulas menos gravosas para el enfermo y más eficientes como el sistema de subasta andaluz en vez de denunciarlos". A su juicio, el Ministerio "está haciendo que corra riesgo, sin embargo, la equidad y la salud de miles de personas”.