20 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Mié 28 agosto. 10.49H


Tras los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad en los que queda reflejado que la espera media para someterse a una intervención quirúrgica no urgente en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha pasado de 76 a 100 días en el último semestre de 2012, que suponen la mayor demora desde que se empezó a contabilizar en 2004, las reacciones no se han hecho esperar.

Aunque las primeras declaraciones llegaban del lado socialista de la mano de Martínez Olmos, que explicaba que este incremento es una "consecuencia lógica y premeditada de la política de recortes de la sanidad pública" llevada a cabo por el PP", la ministra Mato se ha visto obligada a salir al cruce y ha justificado el crecimiento de las listas de espera en que es la primera vez que todas las comunidades autónomas han aportado sus datos, "cosa que no pasaba hasta ahora". En declaraciones a los periodistas tras visitar junto a la reina Sofía el Banco de Alimentos de Baleares, en Palma, ha afirmado que las Comunidades Autónomas "están haciendo esfuerzos muy importantes" para resolver este problema
.
Este asunto ha propiciado que los medios de comunicación se hagan eco del tema y se ha de uno de los principales argumentos sanitarios en las ediciones digitales de hoy. Así, en el diario El País aparece una información firmada por Antía Castedo y Emilio de Benito titulada “Hace siete meses que estoy tuerta”, que señala que  más de medio millón de personas (un 1,2 por ciento de la población) espera para operarse en España y recoge el testimonio de una paciente en lista de espera desde febrero de 2013 para una operación de córnea. En La Razón aparece una información que titula que "Cataluña y Andalucía duplican las listas de espera" y explica el caso de una mujer que afirma que lleva un año con cáncer de mama y le han dado un volante con carácter preferente y pasados 40 días no me han operado.