21 nov 2018 | Actualizado: 18:40
Mié 07 agosto. 13.19H

El diario Levante, de la Comunidad Valenciana, parece haber encontrado la pieza clave que le permita atravesar con brío informativo el perezoso mes de agosto. Se trata del consejero de Gobernación de la Generalitat, Serafín Castellano, recordado también en la Sanidad pues fue igualmente conseller del ramo entre 2000 y 2003.

El periódico le dedica hoy al tema su cuarta portada consecutiva, desde el domingo pasado, cuando desveló a toda plana un comportamiento, cuando menos, controvertido. La cosa comenzó así: Castellano se va de cacería con un empresario a quien adjudicó un contrato de 22 millones de euros. El titular a toda página acompañaba a una fotografía que no tenía desperdicio: el conseller, junto al empresario Vicente Lahuerta, dueño de Alvialsa T-35, sonrientes los dos, ante decenas de patos abatidos.

Por una foto similar, de otra cacería, en esta ocasión con el ex juez Baltasar Garzón,  el ministro de Justicia con Rodríguez Zapatero, Mariano Fernández Bermejo, tuvo que dimitir. Por no hablar de la foto del Rey tras cazar un elefante, que tantos disgustos le dio y que le obligó a pedir perdón en público por su escapada…

Levante ha seguido informando estos días hasta hoy. Con titulares igual de comprometidos para Castellano: La Generalitat paga al compañero de cacerías de Castellano mientras debe 3.812 millones a proveedores; Un hombre de confianza de Serafín Castellano trabaja para el contratista que sale a cazar patos con el conseller, y el de hoy: Castellano firmó por vía urgente y sin presupuesto el contrato con su amigo de cacerías.

El conseller ha reaccionado escuetamente a través de su cuenta en twitter: “No voy a consentir que nadie juegue con mi honradez. Todas las contrataciones han cumplido la ley”. Continuará…