Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:20
Miércoles, 20 de febrero de 2013, a las 11:30

Nueva vuelta de tuerca al caso Mato tras el auto del juez Pablo Ruz que acusa al exmarido de la ministra de Sanidad de recibir sobornos de la trama Gürtel por valor de más medio millón de euros. La prensa no pierde la ocasión para volver a poner en la picota a la ministra, que vuelve a verse retratada en las portadas por acciones de su exmarido.

El País abre con la noticia: La red Gürtel sobornó al exmarido de Mato por su cargo clave en el PP. Destaca que El juez Ruz acredita que Sepúlveda recibió 312.000 euros en pagos como jefe electoral del partido y estando casado con la ministra. En la información, el periódico de Prisa detalla que los sobornos incluían no sólo efectivo, sino regalos de viajes, “de los que se aprovechó toda su familia” y un coche de lujo valorado en 83.000 euros. Además, precisa, para hacer más insostenible la situación de Mato, que “aunque se ha desvinculado de las actividades de su exmarido, del que se separó en 2000, los sobornos, sin embargo, se remontan a 1998, cuando eran matrimonio y trabajaban juntos en el PP”.

La Voz de Galicia también le otorga la mayor importancia entre las noticias del día: El juez confirma que Sepúlveda recibió medio millón en sobornos. Y de subtítulo, el interés sanitario: La ministra Mato insiste en que no dimitirá porque no sabía nada y no se le puede culpar de lo que hacía su exmarido. Puede que lo primero sea cierto, pero lo segundo es negar la evidencia de un clamor mediático y social que, de hecho, la culpabiliza a ella también.

El Mundo va más allá de la información e intenta anticipar el futuro: Ruz llama declarar a las empresas de las fiestas de Sepúlveda y Ana Mato. El inicio de la información no tiene desperdicio en la interpretación de lo que el diario de Unidad Editorial persigue desde hace semanas: “La Audiencia Nacional investigará si las fiestas infantiles de la familia Mato-Sepúlveda fueron parte de los sobornos de la trama Gürtel”. Identifica así al exmarido con la ministra, para anular por completo el argumento de Mato de no ser responsable de lo que hacen otras personas con las que ya no tiene relación.

El Diario de Sevilla también recurre a la interpretación en su información, cuando publica el siguiente subtítulo en primera: La ministra de Sanidad niega su relación con la trama e insiste en aferrarse al cargo. Es evidente que el pulso lleva echado hace días y la ministra sólo aguantará porque no quiera dar su brazo a torcer, pero no por argumentos que convenzan a la opinión pública. Por encima de la discusión, el presidente Rajoy sigue teniendo la última palabra.