Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00
Lunes, 16 de enero de 2017, a las 10:50
La creciente resistencia a los antibióticos no es un asunto baladí. Algunos especialistas en salud pública aventuran que, si no se pone coto al abuso de estos medicamentos, en unas décadas se entrará de pleno en la que se empieza a bautizar como era posantibiótica.

Las consecuencias resultan inimaginables, tal vez comparables a lo que sucedía antes de los años 30 del siglo pasado pero con el agravante de que las bacterias se  mostrarían todavía más virulentas que antaño.

Por eso El Mundo llama la atención, en su edición electrónica, acerca de un antimicrobiano de amplio espectro, la tirotricina, al parecer presente como principio activo secundario en diversos fármacos que incluso se venden sin receta en España. La cuestión estriba, según advierten los autores de la reseña, en que naciones como Francia han prohibido ese antibiótico precisamente para no inducir el desarrollo de resistencias.

Este compuesto forma parte de productos sanitarios de uso muy común. Por ejemplo, forma parte de una pomada indicada para las hemorroides que, en efecto, se vende sin mayor problema en cualquier farmacia española.

Como éste, el texto cita otras varias sustancias que contienen la tirotricina que, además, se prescribe per se, como principio activo principal, en al menos 21 envases, según revela la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), a la que han consultado los periodistas.

El Mundo da así un toque de atención a las autoridades sanitarias españolas, que a menudo pregonan el uso racional de los antibióticos y censuran el tratamiento con ellos de cuadros gripales, en especial en niños (como ha trascendido hace poco). Y es que los antimicrobianos no se limitan a las cápsulas que toma el paciente cuando padece amigdalitis.