Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 13:05
Viernes, 24 de octubre de 2014, a las 10:57
La propagación del ébola parece ser el nuevo enemigo ‘número uno’ de todos los gobiernos de Occidente, que están poniendo todos los medios para frenar la enfermedad. En España, el problema está prácticamente erradicado, después de que el país sufriera el primer caso de contagio de Europa, el de la auxiliar de Enfermería Teresa Romero, quien ya ha superado con éxito la enfermedad.

Sin embargo, y a pesar de las vacunas anunciadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus no ha dejado de acechar desde sus tres principales focos (Guinea Conakry, Sierra Leona y Nigeria). El último caso del que se hacen eco los principales diarios del país es del médico estadounidense Craig Spencer, el primer infectado en Nueva York.

Ante esta situación, las empresas privadas comienzan a hacer donaciones millonarias para hacer frente a la enfermedad, tal y como publica el diario El Mundo. “Si hace unos días era Mark Zuckerberg, propietario de Facebook, el que anunciaba la donación de 25 millones de dólares para hacer frente al virus, hoy ha sido otra gran figura de Sillicon Valley, Paul Allen, el que ha seguido sus pasos con 100 millones de dólares para la causa”, explica el periodista Pablo Scarpellini. “La donación del cofundador de Microsoft es, de momento, la más generosa de una fuente privada que se ha hecho hasta la fecha, una cifra que incluye 26,5 millones de dólares en capital enviado a la Cruz Roja estadounidense para hacer frente a gastos de voluntarios y equipos”.

Por otro lado, otra de las enfermedades infecciosas de la que la prensa se hace eco es la tuberculosis, tras la publicación de un informe global de la OMS. No obstante, llama la atención el enfoque que hacen de un mismo tema dos diarios contrapuestos. El País titula ‘Crece la tuberculosis: 500.000 enfermos más de lo previsto’ y hace un análisis más crítico de la situación de este virus, del que unos 39.000 enfermos no han tenido acceso al tratamiento. “Poco o nada parecen servir los muros de contención (…) para atajar la expansión de la tuberculosis, la enfermedad infecciosa que más muertes provoca, solo por detrás del sida”, detalla la autora del texto, Jessica Mouzo.

ABC, por su parte, da un enfoque más optimista y titula “Desciende la mortalidad por tuberculosis en 2013”. “A pesar de los nueve millones de personas infectadas en 2013, la tasa de mortalidad por tuberculosis ha disminuido en un 45 por ciento desde 1990, un promedio de 1,5 por ciento anual y que entre los 1,5 millones de fallecidos por esta enfermedad 360.000 eran seropositivos”.