Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Sábado, 01 de febrero de 2014, a las 11:13
Hoy los diarios españoles se hacen eco de los datos de defunciones correspondientes a 2012 publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los principales periódicos nacionales destacan las cifras de suicidios, las más altas desde 2005.

A pesar del esfuerzo de los psiquiatras por no relacionar tan a la ligera los datos de suicidios con la mala situación económica que viven las familias, los diarios no dudan en incluir la palabra crisis junto a estas cifras. “Se mire por donde se mire, es un claro incremento (los datos de suicidios). Son un 11,3% más que los registrados en 2011 y la tasa más alta desde el año 2005”, escribe el periódico El País. Sin embargo, en sus páginas recuerda que las estadísticas españolas son bajas con respecto a las de otros países desarrollados.

Este periódico también ha querido indagar sobre la relación entre el aumento de defunciones globales y los recortes en Sanidad, y se pregunta si estas cifras deben suponer un cambio en el Sistema Nacional de Salud. Para ello, ha buscado las declaraciones de expertos como José Ramón González-Juanatey (presidente de la Sociedad Española de Cardiología) y José Miguel Rodríguez González-Moro (responsable de Relaciones Institucionales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica Separ).

Los expertos señalan que los recortes son una realidad que se está viviendo en los hospitales y que las listas de espera han aumentado, sin embargo, aseguran que los casos más graves se atienden “siempre”, dejando de lado el alarmismo que estas cifras puedan ocasionar en la sanidad. Según González-Juanatey, “con el envejecimiento actual va a ser muy difícil que sigamos aumentando la esperanza de vida como hacíamos hasta ahora”.

En cuanto a los datos de defunciones por enfermedades respiratorias, desde la Separ, recuerdan que ahora se están viviendo las secuelas de la epidemia de tabaquismo de hace 20 años. Mientras, en las páginas de El Mundo, se señala que “la gripe hizo estragos ese año entre los meses de febrero y marzo, en que las muertes por enfermedades respiratorias se incrementaron un 53,6%.”