Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Opinión > Sala de espera

Corrupción y antibióticos, dos caras de la misma moneda

Un estudio demuestra su relación en las regiones de Europa
Miércoles, 18 de enero de 2017, a las 11:10
Que la corrupción política tiene un alto índice de impacto en la calidad de los servicios públicos y en la confianza de las instituciones entra dentro de lo esperado, pero no tanto que esté relacionado con el consumo de determinados productos farmacéuticos, como los antibióticos.
 
Según un estudio publicado en la revista Health Policy, existe relación entre la percepción de corrupción social y el abuso de antibótico: “en las regiones europeas donde la corrupción es mayor también es mayor el consumo de antibióticos”, indica El Confidencial.
 
Uno de los autores, Víctor Lapuente, explica que hay una relación significativa y constante entre ambas cuestiones: “el porcentaje de la población que declaró haber consumido antibióticos en el año anterior era significativamente más bajo en las regiones con niveles bajos de corrupción, tanto medida según la percepción de corrupción en el sector sanitario como según la experiencia directa con sobornos”.
 
Lapuente apunta que, aunque todavía queda por analizar la causa de esta relación, puede deberse a que "por el lado de la oferta, es posible que las compañías farmacéuticas encuentren más vías de presión para que los profesionales sanitarios prescriban sus medicamentos en los países donde la corrupción y los sobornos son más habituales; por el de la demanda, que los pacientes pidan medicamentos sin receta y sigan tratamientos defectuosos o incompletos".
 
El estudio no analiza países, sino regiones, y  "hay pronunciadas diferencias entre regiones del mismo país, como por ejemplo el elevado consumo de antibióticos de Cataluña y el bajo consumo en el País Vasco. El panorama que emerge de estos hallazgos es por tanto más detallado que la imagen convencional de que los ratios de uso y resistencia de los antibióticos se mantienen bajos en los países del norte de Europa mientras que alcanzan niveles alarmantes en el centro y el sur de Europa”.