15 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Mar 27 enero. 10.49H
La presentación del informe sobre las carencias del Servicio de Urgencias Hospitalarias de la sanidad española llevado a cabo por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, y elaborado junto con los defensores del pueblo de Andalucía, Cataluña, Galicia, Canarias, País Vasco, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Navarra ha tenido una cobertura discreta en las principales cabeceras.

Así, los únicos periódicos que ofrecen una información propia son El País y La Razón. En el primero, la noticia está firmada por Elena López Enano, que titula La mala gestión los servicios de urgencias aumenta la mortalidad y subraya que la atención urgente encierra “dificultades importantes” que deben atenderse, entre ellas, la saturación del servicio, como ocurre con la epidemia de gripe. Pero la solución a esta congestión no radica en exclusiva en la ampliación de los espacios físicos.

En La Razón, la información de J. V. Echagüe, titulada Becerril denuncia que las graves carencias en Urgencias aumentan la mortalidad, destaca que entre otras conclusiones, en el texto señalan que "resulta conveniente la definición de una especialidad médica y de enfermería de Urgencias y Emergencias que forme específicamente a estos profesionales y delimite el alcance de sus competencias clínicas.

El resto de diarios ofrecen información de agencia, cuyos titulares van en la línea del comentado en La Razón. Así, El Mundo publica una información de EFE, que titula Becerril denuncia graves carencias en Urgencias, que aumentan la mortalidad. ABC y La Vanguardia utilizan también una noticia de la misma agencia, para titular Becerril denuncia graves carencias en Urgencias, que aumenta riesgo de muerte.

En la prensa regional, ejemplificada con Heraldo de Aragón, continúan la misma senda citada de información de agencias, en este caso de Europa Press, titulando Becerril denuncia graves carencias en Urgencias, y se hace eco de que los defensores consideran, además un "fracaso del sistema" la atención en los servicios hospitalarios de urgencia a pacientes en fase terminal.