Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 11:50
Domingo, 05 de abril de 2015, a las 16:26
Tras la debacle electoral que vivió el Partido Popular en las últimas (pero también primeras) elecciones que ha tenido el país a lo largo de este 2015, la formación busca dentro de sus filas nuevas caras con las que renovar la imagen del partido y ofrecer mayor poder de comprensión de los cambios sociales con vistas a mayo y noviembre.

Y uno de los nombres que más suenan como estandartes de este nuevo cambio es el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso. Un dirigente que lleva poco en el Gobierno y que ya contaría con la simpatía de sus compañeros de partido y de los afiliados del mismo.

O, al menos, así lo explica la periodista Marisol Hernández, de El Mundo, donde analiza el paso del PP tras el 24-M. "En sólo unos meses el ministro de Sanidad se ha convertido en uno de los miembros del gabinete de Mariano Rajoy más valorados internamente, por la honestidad de su discurso y por su voluntad de hacer la gestión en la que cree", relata la periodista. "Esta misma semana ha dado buen ejemplo de este perfil al anunciar que los inmigrantes en situación irregular volverán a tener derecho a la Atención Primaria en el Sistema Nacional de Salud".

Una buena valoración con la que también contaría el actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, "el barón popular en el que se miran el resto de responsables territoriales". "Si en algo coinciden las fuentes consultadas es en la posición de actores principales que en cualquiera de estos escenarios van a tener Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Alonso. Los dos, aseguran, van a estar en primera línea", reza esta cabecera.

Mismo análisis parece hacer el diario El País, que habla de la recuperación de la "agenda social" de Rajoy gracias al titular de Sanidad "y que él ejecuta desde entonces con la intención de ofrecer una cara más amable del Gobierno. Por ejemplo, dando salida a situaciones incómodas previas, como la atención a los enfermos de hepatitis C", escribe Fernando Garea.