11 dic 2018 | Actualizado: 21:10
En estas fiestas tan entrañables y familiares hay muchísimos profesionales que las pasan alejados de sus familias por cumplir con sus obligaciones profesionales. Todos ellos merecen nuestro agradecimiento y reconocimiento.

Merecen nuestro reconocimiento todos los militares españoles que, en España o en países lejanos, pasan estas fechas lejos de la familia defendiendo nuestra democracia y en misiones de paz de Naciones Unidas.

Merecen nuestro agradecimiento todo el personal de los Servicios de Emergencias, de rescate, extinción de incendios… que en estas fechas siguen protegiéndonos de las tragedias y accidentes que en estos días se presentan incluso con mayor frecuencia.

Merecen nuestro agradecimiento la Guardia Civil y toda la Policía (Nacional, Autonómica y Local) que continúan haciendo todo lo que pueden para protegernos de los muchos delincuentes, que en días como estos tienen una actividad más intensa y que nuestras calles y hogares sean más seguros.

Pero permítanme una especial mención y agradecimiento a los servicios sanitarios, tanto públicos como privados que CONTINÚAN ABIERTOS EN NAVIDAD y atendiendo a millones de Españoles tanto en los Hospitales, Centros de Salud y Consultorios locales como en el propio domicilio o en la calle cuando lo necesita.

Son miles y miles los profesionales sanitarios que en estas fechas tienen unos turnos de trabajo que les coinciden con las noches, los festivos, por las tardes… y pasan muchas horas lejos de sus seres queridos cumpliendo con su obligación.

También son miles los médicos que tienen que hacer sus guardias en estas fechas. Unas guardias que en el caso de los médicos son obligatorias y se realizan al margen de la jornada ordinaria, añadidas a sus turnos de trabajo ordinario. En otras categorías, tendrían el tratamiento de 'horas extraordinarias', serían voluntarias y se abonarían por un importe superior a la hora ordinaria (175%). Para los médicos son obligatorias, se abonan a un precio generalmente inferior a la hora ordinaria y además le suponen un incremento importante en la retención del IRPF, con lo que casi la mitad o más del importe va directamente a Hacienda. Incluso puede darse la paradoja de que, si tienen que contratar un canguro para sus hijos, les cueste dinero hacer la guardia. NO ES JUSTO.

Las guardias se realizan por las tardes, por las noches, en sábado, en domingo o festivo… Con ellas se consigue la continuidad asistencial y que los servicios sanitarios funcionen las 24 horas al día los 365 días al año (366 en año bisiesto).

Miles son los hospitales, centros de salud, puntos de urgencias, servicios de emergencias sanitarias, Consultorios locales aislados... que permanecen abiertos y no cierran ni siquiera en Navidad para seguir protegiendo la salud de los españoles.

Por todas estas razones, que no son pocas, todos los profesionales que en estas fechas están lejos de la familia y se han comido las uvas (cuando el trabajo lo ha permitido) cumpliendo con sus obligaciones para defendernos, protegernos y cuidar nuestra salud, MERECEN NUESTRO AGRADECIMIENTO Y GRATITUD.

GRACIAS POR VUESTRA DEDICACIÓN Y ESFUERZO. QUE 2015 SEA UN BUEN AÑO.