Aquellas con mayores posibilidades de obtener el reconocimiento son Cardiología, Neuropediatría, Gastroenterología, Endocrinología; y Hematología y Oncología



08 oct 2015. 13.30H
SE LEE EN 5 minutos
José A. Puglisi / Imagen: Cristina Cebrián. Madrid
Los pediatras quieren su propio abanico de especialidades. La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha aprovechado la celebración del Día de la Pediatría para solicitar al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que se faciliten los procesos para la oficialización de las 22 Áreas de Capacitación Específica (ACE), sumándose a la de Neomatología para conformar un tronco único con 23 especialidades.

Fernando Malmierca, vicepresidente de la AEP.

Fernando Malmierca, vicepresidente de la AEP, ha asegurado a Redacción Médica que “la lucha de los últimos años ha sido decepcionante, pero seguimos buscando que sean aprobadas de forma oficial las especialidades pediátricas, aunque somos conscientes de que será un proceso complejo que requerirá de tiempo antes de verlo concretado”. En este sentido, considera que los principales frenos son “los intereses económicos y políticos que existen en torno a la formación sanitaria especializada”.

Las especialidades con mayores posibilidades de sumarse a la acreditación oficial como Neomatología son Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas; Neuropediatría; Gastroenterología y Nutrición; Endocrinología; y Hematología y Oncología Pediátrica. El presidente de la AEP, Serafín Málaga, ha apuntado que la Comisión Nacional de Pediatría ya ha recibido las primeras solicitudes para el reconocimiento oficial de las cinco especialidades, por lo que espera que se repita con el resto de las áreas.

Los representantes de la AEP consideran que la oficialización de las especialidades sería de gran ayuda para eliminar situaciones como la que ocurre en Alergología Pediátrica. Una especialidad que es reconocida en Europa y que, en España, es impartida en cinco hospitales públicos, a pesar de que en el país no se reconoce oficialmente la capacidad de estos hospitales. 

El presidente de la AEP, Serafín Málaga.

En este sentido, Málaga ha destacado que “en España se ha llevado a cabo un desarrollo normativo que permitiría el reconocimiento inmediato de las especialidades pediátricas, pero este reconocimiento se demora sin razones que lo justifiquen”. Una situación que, según denuncia la AEP, hace que “los especialistas pediátricos españoles se encuentren en inferioridad de condiciones que sus colegas de otros países europeos”.

Las 22 Áreas de Capacitación Específica que solicitan los pediatras son: Atención Primaria; Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas; Cirugía Pediátrica; Hematología y Oncología; Infectología; Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica; Medicina del Adolescente; Nefrología Pediátrica; Neumología Pediátrica; Pediatría Hospitalaria; Psiquiatría Infantil; Radiología Pediátrica; Neumatología Pediátrica; Urgencias Pediátrica; Neurología Pediátrica; Cuidados Intensivos Pediátricos; Gastroenterología Hepatología y Nutrición; Endocrinología Pediátrica; Errores Innatos del Metabolismo; Genética Clínica y Dismorfológica; Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria; y Pediatría Social.

Reconocimiento pediátrico

El presidente y vicepresidente de la AEP, Serafín Málaga y Fernando Malmierca.

La Asociación Española de Pediatría también ha aprovechado la ocasión para otorgar los Premios ‘Maestro de la Pediatría’ y ‘Pediatra ejemplar’. El galardón busca “ensalzar la figura de los profesionales pediátricos que representan el compromiso con la mejor salud y desarrollo infantil”, explica Málaga.

Para la actual edición, los ganadores han sido Antonio Martínez como ‘Maestro de la Pediatría’ y Miguel Víctor Labay como ‘Pediatra ejemplar’. El primero, ha destacado por ser pionero en la detección, prevención y tratamiento de las enfermedades metabólicas, dando inicio a la prueba de talón que se realiza a todos los recién nacidos. A Labay se le ha reconocido por su vocación y entrega al renunciar a la dirección del Hospital Obispo Polanco de Teruel para ejercer en la comisión de servicios voluntarios en un centro de salud rural y dar su apoyo a la infancia desfavorecida.

Sin embargo, no han sido los únicos galardonados. La AEP también ha organizado la II edición del Concurso de Dibujo Infantil y Juvenil Día P, donde más de 500 niños han participado en el diseño de una bata médica. La ganadora ha sido Ana García-Natez de ocho años de edad, tras haber presentado un dibujo que “mezcla la inocencia con la alegría de la combinación libre de colores, característicos de un dibujo infantil espontáneo”, explica el vicepresidente de la organización.  

ENLACE RELACIONADO:

Las especialidades preparan nuevas áreas de capacitación específica  (20/06/2015)


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.