Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Tecnología sanitaria: España necesita un evaluador

Ofrecen a la administración nuevas fórmulas para colaborar como el renting o el leasing y piden que las tenga en cuenta

Sábado, 14 de noviembre de 2015, a las 15:39
Carlos Cristóbal / David García / Imagen y vídeo: Cristina Cebrián. Córdoba
¿A qué pueden renunciar los directivos de la salud en materia tecnológica? ¿Cómo hacer frente a la denominada desinversión? Estas son solo algunas de las preguntas a las que destacados gerentes de centros sanitarios españoles han tratado de dar respuesta en el marco de una ponencia celebrada durante el VII Encuentro Global de Directivos de la Salud que tiene lugar estos días en el Parador de Córdoba, organizado por Sanitaria 2000 junto a la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y con la colaboración de Air Liquide, Cardiva, Fresenius Medical Care, Kern Pharma, Medtronic y Siemens.


Antonio Fernández Pro, Manuel Huerta, Margarita Alfonsel, Adolfo Bermúdez de Castro, y Luis Cortina


 
Manuel Huerta, director gerente de la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir, dependiente del Sistema Andaluz de Salud, ha pedido la creación de una “entidad independiente estatal” que evaluara la situación de las tecnologías sanitarias porque a su juicio “no vale con seguir con los modelos locales”.
 
Huerta ha sido uno de los ponentes participantes en la actividad, que ha contado también con las intervenciones de Adolfo Bermúdez de Castro, director asistencial del Hospital General de Villalba de Madrid; con Antonio Fernández Pro, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, la SEMG; y Luis Cortina, director general de Siemens Healthcare. Todos ellos han estado moderados por Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria, Fenin.
 

Manuel Huerta, director gerente de la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir., junto a Antonio Fernández Pro, presidente de la SEMG.

En este contexto, Huerta ha pedido “un modelo público de reinversión estatal”, y a este respecto ha explicado que lo que se entiende como ‘desinversión’, él prefiere denominarlo “reinversión”, que además a su juicio es tan importante como la inversión.
 
“El objetivo es liberar fracciones de gasto para financiar nuevas tecnologías con razones de coste-efectividad más favorables”, ha explicado Huerta, que además ha añadido que el reto es “intentar buscar un método formal de identificación de uso o resultado centrado en el análisis de cinco parámetros como lo innecesario, lo inútil, lo inseguro, lo inclemente y lo insensato”.
 
Por su parte, Fernández Pro se ha mostrado muy de acuerdo con Huerta y ha centrado su discurso en el nivel asistencial que le ocupa, la Atención Primaria, y en este sentido ha asegurado que “el médico de AP vive en la precariedad” y ha pedido “separar la disminución del gasto de lo que es la desinversión entendida como tal”.
 
Para Fernández Pro, “la desinversión es la mejor herramienta para la sostenibilidad junto a la gestión clínica” y en sintonía con lo explicado por Huerta, ha pedido que sea siempre acordada con  las organizaciones, con los clínicos y con los pacientes.
 

Luis Cortina, director general de Siemens Healthcare y Adolfo Bermúdez de Castro, director asistencial del Hospital General de Villalba de Madrid.

Mientras, Adolfo Bermúdez de Castro, ha enumerado ciertos parámetros de la OCDE sobre España y ha hecho especial hincapié en la reducción del gasto en la sanidad pública, que ha cifrado en 17.000 millones de euros, al tiempo que ha reconocido que los grandes perjudicados han sido los profesionales que ganan un 10 por ciento menos. Respecto al gasto en tecnología (que ha ampliado a los servicios de prótesis, dispositivos, microcatéteres, tecnología farmacéutica) cree que se ha reducido del 22 por ciento al 16.
 
Para finalizar el turno de ponencias, y tras escuchar al resto de participantes, Luis Cortina se ha preguntado si es consistente que por un lado digamos que se baja la inversión y por otro que baje la mortalidad.
 
El director general de Siemens Healthcare considera que la obsolescencia de la tecnología provoca una pérdida de calidad diagnóstica, un riesgo para la seguridad de los profesionales y los pacientes; y una ineficacia en el sistema, y no ha querido dejar pasar por alto que también hay una obsolescencia en los laboratorios.
 
Cortina, que ha precisado que la mayor necesidad es la financiación, ha pedido un plan de renovación tecnológica de la base instalada con una antigüedad superior a los 10 años y una “formación continua de los profesionales”.
 

Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin habla de tecnologías sanitarias.

Por último, Cortina ha querido dejar el guante a la administración y ha solicitado nuevos modelos de colaboración y financiación en nuevas tecnologías como renting o leasing, y pide a esas administraciones públicas que tengan en cuenta esas fórmulas.
 
Mientras, para Margarita Alfonsel, con las cifras actuales “nos iremos alejando cada vez más de los estándares europeos” ya que considera que nuestro país registra una notable obsolescencia que supone desigualdades de acceso entre CCAA y entre España y el resto de la UE; un bajo ritmo de renovación y un alto ritmo de la citada obsolescencia. “Uno de cada cuatro equipos está desfasado”, ha dicho Alfonsel, que ha precisado que en última instancia está en juego la seguridad del profesional y la del paciente.
 
Por todo ello se ha preguntado si tiene el Gobierno previsión de colaborar para corregir estas cifras y ha llamado la atención sobre la inversión en esta materia: solo un cuatro por ciento de todo lo destinado a Sanidad.




ENLACES RELACIONADOS:

“La aplicación del modelo de gestión clínica puede ser evolutiva, pero no doble” (13/11/2015)
 
El reto de la cronicidad requiere “reformas profundas” e inversión (13/11/2015)