Víricö

Un mensaje compartido recoge la explicación que un médico hace en su libro para saber qué visitas no son urgentes

"El paciente que dice 'vengo de urgencias' no tiene una urgencia"
El mensaje quiere demostrar si se hace o no un mal uso del servicio.


27 jul 2019. 16.55H
SE LEE EN 3 minutos
¿Hacen los pacientes un mal uso de los servicios de urgencias? Si la pregunta se dirige a los profesionales sanitarios, la respuesta la tienen clara: sí, pese a que los pacientes defiendan que cuando se acude es porque se está mal. Precisamente para demostrar por qué en muchas ocasiones se acude sin que realmente se necesite asistencia urgente ha circulado un mensaje en redes sociales bajo el encabezado "Vengo de urgencias. Luego no lo es". 

"De hecho, lo dice porque se ve en la necesidad de explicarse. Al que tiene un problema urgente se le ve en la cara"



Se trata de un fragmento del libro con el mismo nombre ("Vengo de Urgencias") del médico Fernando Fabiani, segunda parte tras su "Vengo sin cita", ambos recopilaciones de situaciones vividas en su día a día en servicios de urgencias. Como él mismo explica, aquel que dice "vengo de urgencias" no tiene una urgencia. "Así, tal cual. De hecho, lo dice porque se ve en la necesidad de explicarse. ¿Te imaginas a alguien con una mano amputada diciéndolo? ¿O a alguien convulsionando? ¿Y a alguien vomitando sangre? ¿O a alguien asfixiándose? Al que tiene un problema URGENTE se le ve en la cara. La cara no solo es el espejo del alma, es el reflejo del alma", señala. 

Como les ocurre a muchos facultativos, la pregunta que gira en torno a esta polémica es '¿qué es una urgencia?', un concepto que a él le resulta "bastante simple: algo urgente es algo que 'no puede esperar' (como un niño en la noche de reyes o unos novios en su primer fin de semana en la playa, que ni les gusta la playa ni nada). Pero, claro, solo lo parece. Cuando los médicos pensamos en urgencias, pensamos en situaciones que, o bien ponen en riesgo la vida de los pacientes (un infarto, un accidente grave...) o bien generan un malestar difícilmente soportable y cuya atención, por tanto, no puede demorarse (un cólico nefrítico, una convulsión...)", describe. 

"He aprovechado ahora, que hay poca gente"


En su opinión, y la de muchos compañeros, "la realidad es mucho más complicada. Hay pacientes que acuden a los servicios de urgencias porque su horario laboral les impide acudir a consulta de su médico de Familia, porque su médico no tiene cita en los días siguientes, porque no consultan antes con su médico y cuando ya no pueden más acuden a urgencias, y también los hay que lo usan porque les viene mejor, porque 'he aprovechado ahora, que hay poca gente'", expone Fabiani. 

Gracias a su propia experiencia, el médico ha elaborado un esquema con el que clasificar a quien, "en general, no tiene una urgencia real". Se trata, además de quien dice "vengo de urgencias", de quien estando en urgencias se va porque hay mucha gente y vuelve cuando está más tranquila la cosa, quien viene aprovechando el descanso del partido o cuando le han cerrado la piscina. También es aquel que acude acompañando a otra persona y aprovecha que está allí para consultar, el que se ríe a carcajadas en la sala de espera o el que va con seis amigos y no se sabe quién es el paciente. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.