La investigación, en el Carlos Haya de Málaga, se centra en el glioblastoma



01 sep 2015. 12.40H
SE LEE EN 4 minutos
Redacción. Málaga
La Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Diagnóstico por la Imagen del Hospital Regional de Málaga, junto con el Servicio de Radiofísica Hospitalaria, ha iniciado una investigación sobre cómo predecir la respuesta al tratamiento de tumores cerebrales malignos en fase de progresión, en glioblastomas y astrocitomas anaplásicos.

Beatriz Asenjo.

El proyecto propone validar las técnicas avanzadas de imagen de resonancia magnética como herramienta diagnóstica de respuesta al tratamiento antiangiogénico –el que impide la formación de vasos sanguíneos malos– en pacientes con tumores cerebrales en los que la enfermedad ha progresado.

El objetivo reside en saber si el paciente va a responder o no al tratamiento, y, al mismo tiempo, en los pacientes en los que se ha iniciado, comprobar si los datos que proporcionan esas imágenes predicen cómo va a ser la respuesta del tumor al tratamiento, han informado desde la Junta.

Durante dos años los radiólogos y radiofísicos estudiarán y analizarán de forma exhaustiva estudios de resonancia magnética de alrededor de 90 pacientes, utilizando una muestra mayor a la utilizada por otros estudios publicados hasta la fecha.

La técnica de difusión es una modalidad de resonancia que permite a radiólogos y radiofísicos llevar a cabo un estudio más selectivo y exhaustivo de las imágenes, desde donde se obtienen datos matemáticos, cuya cuantificación informan de la situación de la célula tumoral.  De esta forma, estos datos –márgenes– se convertirán en biomarcadores de respuesta al tratamiento.

Asimismo, y formando parte de la investigación, la empresa Brain Dynamics diseñará un nuevo software que permitirá y facilitará el análisis de las imágenes obtenidas con el fin de implantarse en la rutina diaria de los servicios de Radiodiagnóstico y Radiofísica Hospitalaria.

La responsable de la investigación y directora de la UGC de Radiodiagnóstico, Beatriz Asenjo, ha manifestado que “las técnicas de difusión llevan ya tiempo incorporadas a la práctica clínica en radiodiagnóstico. Lo novedoso del estudio es el tratamiento al que vamos a someter esas imágenes. Las decisiones neuro-oncológicas se toman en función de la clínica y del estudio de las imágenes, y éstas son una herramienta muy poderosa que debemos explotar al máximo”.

Tumores cerebrales

Los gliomas son los tumores cerebrales primarios más frecuentes, siendo el glioblastoma el tumor con mayor tasa de mortalidad. Las decisiones clínicas en cada estadio del tumor –compartidas entre neurólogos, neurocirujanos, oncólogos, patólogos y radiólogos– se basan tanto en criterios clínicos como en los resultados obtenidos con pruebas de imagen.

En la actualidad, las técnicas de radiografías magnéticas convencionales, incluido el uso de contraste, presentan limitaciones para realizar una adecuada valoración en cuanto a la efectividad de los nuevos fármacos antiangiogénicos que se utilizan en el momento de la progresión tumoral.

Esta limitación se resolvería mediante la utilización de técnicas de imagen avanzadas (como los mapas de difusión aparente (ADC), las medidas intravóxel de difusión real y el análisis de perfusión. Sin embargo, el potencial de dichas técnicas es aún mayor, ya que recientes estudios sugieren que la imagen de difusión puede predecir la respuesta terapéutica a un fármaco en concreto (el bevacizumab) que se utiliza en la progresión de los tumores de alto grado.

El proyecto ha recibido la financiación (39.081 euros) de la Fundación Progreso y Salud para proyectos de Investigación Biomédica y en Ciencias de la Salud en Andalucía.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.